2021-04-08 21:06:00

El Madrid no juega las finales... las gana: recital en Estambul y directos al Top-8

  • El Real Madrid de Baloncesto ganó 67-93 al Fenerbahçe.
Fenerbahçe-Real Madrid Fenerbahçe-Real Madrid
Fenerbahçe-Real Madrid


El Real Madrid ha sacado un 67-93 de Turquía y este resultado le permite estar en el Top-8. Los de Laso estaban en el alambre y se la jugaban en el Ülker Sports Arena. Laprovittola apareció en el día D para tirar del carro de los madridistas. El trabajo en Europa, con mucho sufrimiento, está hecho: ahora a pensar en el Clásico del fin de semana.


Una final a vida o muerte es lo que tenía el Real Madrid en el Ülker Sports Arena de Estambul. En Turquía, lugar en el que se jugará la final de la Champions League en 2021, Pablo Laso se la jugaba. Solo valía la victoria para no tener que usar la calculadora y rezar. El cálculo estaba claro: una victoria les mandaba para dentro del Top-8 y una derrota lo complicaba todo. Real Madrid, Zenit, Baskonia y Valencia se jugaban las últimas dos plazas de acceso a la siguiente ronda. Las finales este equipo no las juega… las gana. Y eso fue lo que sucedió en el parqué del Fenerbahçe.

Los madridistas recuperaban a Sergio Llull y Rudy Fernández para lo más decisivo de la temporada. Unos jugadores que tienen un crédito infinito y que pasase lo que pasase, pensando también en el futuro por supuesto, no se podían llevar ninguna bronca ni reprimenda. Lo han ganado todo durante años y desde hacía muchos años que no se jugaban la clasificación para el Top-8. Siempre arriba y siempre liderando en el viejo continente.

En la primera vuelta quedaron con un resultado de 94-74 y los turcos ya no se jugaban la clasificación, pero está claro que el Fenerbahçe (5to clasificado) es uno de los grandes favoritos para alzar la Euroliga y el partido que se avecinaba era de esos se dificultad altísima. Cambió muchísimo el conjunto amarillo desde ese encuentro. Era un día para no fallar y los madridistas no fallaron.

El primer cuarto (11-23) lo inició bien el conjunto blanco, de morado, mostrando una concentración digna de una final. A un alto nivel, incluso, podríamos decir. Laprovittola (8 puntos y 3 asistencias) llevaba los mandos del control remoto en el juego, junto a Causeur, siendo ambos la clave para coger una buena renta. Remataba Deck en pista. También era clave la buena defensa de los merengues y el poco acierto de los otomanos. Solo empañado por dos jugadas finales en las que faltó esa buena concentración.

El Real Madrid cogía la velocidad de crucero (parcial de 2-10 al empezar el segundo cuarto) y llegaba al 20 en Estambul. Los de Laso trituraban al Fenerbahçe y jugaban al son de lo que ellos mismos querían. El show-time del momento recordó al mejor Madrid. Dónde se tenía que estar y cómo se tenía que estar. Volvía también Sergio Llull, recuperado de su lesión, y destilando magia desde el primer instante y encadenando varios triples (8 pts). Causeur, mientras eso sucedía, sacaba la ametralladora desde la línea exterior y mantenía el pistón de Nando De Colo que, por cierto, era el que llevaba la manija de los turcos en los contragolpes y los mantenía en el choque. El duelo de franceses, espectacular, era un duelo de pistoleros. Se acercaba el conjunto de Kokoskov aprovechándose del descontrol y de la rotación en pista de los madridistas. Se llegó con 36-49 al tiempo de descanso. 13 puntos arriba para los de Laso, pero todavía faltaba un mundo. Primera mitad del trabajo hecho en Turquía, eso sí. Faltaba rematar la faena.

Tras el descanso, no pudo mantener la renta de ventaja y se fue al último periodo con 57-67, pero por delante en el electrónico. Tocaba apretar los dientes. Empezó forzado el cuarto con Tavares acumulando faltas (yéndose a 3 personales), pese a que el propio gigantón de Cabo Verde sujetaba al Real Madrid en el arreón local. De Colo radiando a gran nivel brillaba (19 puntos) siendo el líder del parcial (8-0) en el tercer cuarto. Lo rompía Nicolás Laprovittola con un triple, con un pase interior, y confirmándose como el MVP de los de Laso. Un premio que deberá compartir con Causeur. El galo seguía su duelo con Nando como en el segundo cuarto y también sobresalía en el parqué. El problema estaba en la defensa contra el tirador de Sainte-Catherine y también en la propia rotación: la segunda unidad no respondía y los blancos se la jugaban al ‘todo o nada’ en el último cuarto.

El Madrid da un golpe sobre la mesa

En el arranque del último cuarto siguió Laprovittola (18 puntos) en pista y disparaba, otra vez, al Real Madrid en el marcador. Protagonista del ‘Magic Moment’ y conectándose con el madridismo en el día D. El argentino disparaba a los blancos hasta los 17 puntos de ventaja.  Kokoskov, que encimaba a los árbitros en las protestas, veía la técnica, además de una falta de Guduric y una antideportiva de Q’Quinn para poner en bonus a los suyos. En lo mental también se jugaba y los de Laso llegaron a los 25 puntos de renta, la máxima diferencia en el marcador.  Causeur subía, como si nada, hasta los 20 puntos.

De Colo se resistía a tirar la toalla al suelo y confirmar la victoria del Madrid, que terminó llegando con un 67-93. No por él, pero sí por molestias en una mala caída, y tenía que irse, de forma obligada, de la pista. El Madrid jugándolo todo con los titulares y los que brillaban. Con el tridente Laprovittola-Causeur-Deck disfrutaba de los últimos minutos de partido como si estuviesen con la flecha ‘roja’ para arriba, la de los videojuegos, la estrellita. Puñetazo en Europa cuando ya enterraban a los de Laso. Y ahora a por el Barça.