La 'ley Tavares' revienta el Clásico y hace Supercampeón al Real Madrid

El Real Madrid de Chus Mateo se impuso al Barça en la final del torneo por 89-83.


El Madrid, campeón de la Supercopa

El Madrid, campeón de la Supercopa




El Real Madrid salió a la pista de inicio con un quinteto sin base puro. Causeur, Musa, Deck, Yabusele y Tavares. Un equipo especialmente grande, rocoso y poderoso.

El encuentro comenzó con un ritmo trepidante. Los de Chus Mateo con un juego más coral, con Musa anotando, Causer clavando su primer triple y con Tavares comenzando a amenazar desde la defensa (13-8, min.5).

El acierto inicial fue menguando de forma importante según pasaron los minutos. Empezó a haber más fallos, más pérdidas y menos canastas. El Madrid quería correr siempre que tuviera la ocasión, pero se le escaparon algunos rebotes largos que lo impidieron. A los 10 minutos, el Madrid estaba dos arriba (17-15).

El Madrid, atascado

El segundo cuarto arrancó con un parcial de 0-6 para el Barcelona. El Madrid estaba atascado, no daba con la tecla. Por si esto fuera poco, los blancos fallaron varias canastas debajo del aro que le costaron la ventaja en el marcador (17-19, min.15). Las cosas no mejoraron en los minutos restantes antes del descanso. Llull tampoco encontraba el aro rival, tuvo varios errores graves, y el Barcelona encontró una pequeña renta que supo mantener hasta la llegada del descanso (29-37, min.20).

El tercer cuarto no cambió demasiado el guión de lo que se había visto en el segundo. El Madrid estaba ‘pesado’, sin frescura, en ocasiones colapsado en lo ofensivo. No encontraban grietas en la defensa rival y, con ello, tampoco el ritmo (35-45, min.25). Sólo Musa, con acciones de una calidad espectacular, parecía realmente enchufado para intentar la remontada (40-47, min.28). Sin embargo, cuando el Madrid parece muerto siempre tiene ese coletazo de campeón para revivir tras rozar la tumba.

Momento Llull

De repente, el mismo Llull que no había estado fino al principio, se sacó dos triples casi consecutivos para liderar un parcial de 10-0 que devolvió a los de Mateo la ventaja en el marcador (50-49, min.29). El Madrid llegó al último periodo con seis puntos de renta tras un último triple de Llull, en modo ejecutor (55-49).

El Madrid tuvo la última...pero no entró

El último periodo no arrancó con buenas noticias para el Madrid. De hecho, en poco más de un minuto el equipo de Mateo ya estaba penalizado con cuatro faltas. Entre esa circunstancia y algunas acciones precipitadas, el equipo blanco volvió a ceder el mando del choque (58-59, min.33). El partido llegó a los minutos finales con todo por decidir, primero con un 67-67, min.38, y más tarde con un 71-71 a falta de 15 segundos. El Madrid tuvo la última pero el triple de Deck no entró. El partido se marchaba a la prórroga.

Tavares, decisivo en la prórroga

La prórroga comenzó con el Madrid mandando, con Tavares haciéndose fuerte a ambos lados del campo (79-76, min.42). El partido parecía abocado a otro final de infarto por la igualdad que seguía predominando (81-81, min.44). Tavares volvió a aparecer con un tapón tremendo a Sanli que le daba al Madrid, tras los tiros libres posteriores convertidos por Deck, cuatro puntos de ventaja a falta de 10 segundos para el final (87-83). Una ventaja que los blancos lograron defender y, con ello, obtener el trofeo de Supercampeón (89-83). El Madrid sigue en modo ganador. Un gran inicio de curso y de la ‘era Chus Mateo’.





DEJA TU COMENTARIO