Tavares lidera a un Real Madrid que reventó la Sala Pionir de Belgrado

El equipo de Chus Mateo ganó de 20 puntos al Estrella Roja y continúa con paso firme en la Euroliga.


Tavares

Tavares




Arrancó fuerte el Real Madrid. De la mano de Tavares, autor de 7 de los primeros 10 puntos del equipo de Mateo, el equipo blanco mantenía a raya a un rival claramente apoyado por su ruidosa afición (5-10, min.5).

Los blancos jugaron unos primeros 10 minutos de encuentro muy serios. Goss también se dejó ver en ataque con un par de buenas acciones y Musa y Cornelie, que salieron desde el banquillo, también encontraron la cesta del equipo rival con mucho acierto (16-25, min.10).

Flojo segundo cuarto 

En el segundo cuarto, Mateo empezó con una fórmula que dejaba a Sergio Rodríguez y a Llull al mando. El Madrid seguía arriba pero surgían malas noticias. Y es que Nedovic emergió como un cohete para martillear el aro blanco a base de triples. Anotó los cuatro primeros que lanzó. Sin fallo. El técnico del Madrid tuvo que pararlo y llamar al orden a los suyos tras el último tiro convertido por el serbio (27-34, min.14). Al descanso, con un equipo más atascado en lo ofensivo, los blancos mandaban pero sólo por cuatro (34-38, min.20).

Tavares y Musa, al rescate 

El tercer cuarto, como se presuponía, fue una guerra de guerrillas. El Real Madrid no tenía un gran acierto, más bien al contrario, pero se apoyaba en el rebote de Tavares para mantenerse de pie. De hecho, entre el de Cabo Verde, Cornelie y Musa sostuvieron a los blancos cuando peor pintaba en este periodo (49-55, min.27). El equipo de Mateo entró al último cuarto con seis puntos de renta, 51-57.

Los madridistas empezaron el último cuarto intentando enterrar cualquier opción para su rival. Tavares seguía mandando y, tras una asistencia de Sergio Rodríguez, el pívot merengue le daba al Madrid 10 puntos de ventaja (51-61, min.32). Era tal la superioridad del jugador de Cabo Verde (acabó con 35 de valoración) en ambos aros que hasta la afición del Estrella Roja empezaba a dar por imposible la remontada de los suyos.

El parcial inicial en este periodo fue de 0-12 y el marcador parecía roto (51-69, min.34). El Madrid se terminó llevando una victoria de paliza, de postín, demostrando que ahora mismo marcha como cohete (59-79). El próximo jueves, Berlín.