El líder no falla ante el Valencia y se regala una nueva victoria para acabar el 2023

No fue fácil, Mumbrú planteó un partido muy complicado, pero el Madrid entre en el 2024 de manera imparable


Ndiaye

Ndiaye




El Real Madrid consiguió una sufrida victoria en Euroliga este pasado jueves ante ASVEL. Pero casi sin tiempo para disfrutar del récord en Europa, el calendario aprieta, acababan el año 2023 ante Valencia Basket.

Complicado duelo ante el tercero de la Liga Endesa que estaba claro que iban a vender muy cara su derrota ante el líder. Y lo demostraron desde el primer cuarto, controlando el ritmo del encuentro.

Sabía que tenían que proponer un partido físico, con Davies, Inglis o Jones evitando que el Madrid estuviera cómodo en el juego posicional y con transiciones muy rápidas.

Mumbrú no confiaba en el juego posicional y sabía que tenía que atacar antes de que la defensa merengue estuviera posicionada, lo que le dio muchos puntos a los taronja para mantenerse en el partido.


Eso y que el acierto del triple blanco estaba siendo bastante malo, dejó el marcador apretado, aunque Campazzo se empeñaba en no vivir otro final de infarto como ante los franceses.

Estirón en la segunda mitad

Nada más volver de vestuarios, el Madrid conseguía encontrar el acierto exterior, lo que le permitía dar un estirón en el marcador, también aprovechando las pérdidas de los valencianos y un porcentaje de tiro libre que fue un suplicio.

En el último cuarto, el intercambio de canastas fue una constante, con la aparición estelar de Ndiaye, con buen acierto y mucha lucha, peleando todos los balones, para darle aire al Madrid, que jugó con una ventaja en torno a los 10 puntos para sellar la última victoria del año por 83 a 74.