ES NOTICIA Home Baloncesto

El Madrid de Chus Mateo no para: acaba de fichar al nuevo Felipe Reyes

Los planes para el conjunto merengue solo acaban de empezar

Chus Mateo añade una nueva estrella a su plantilla

Chus Mateo añade una nueva estrella a su plantilla

Chus Mateo, aunque todavía tienen pendiente rematar la final de la Liga ACB contra UCAM Murcia, ya piensa en cómo mejorar la plantilla para la próxima temporada. Los ejecutivos blancos se han puesto manos a la obra.

El verano es un momento de gran agitación para el Real Madrid, pero no solo por el fútbol. Si bien es cierto que todo lo que suceda en el vestuario del Santiago Bernabéu, así como las entradas y salidas desde el mismo, centra gran parte de la atención, la junta directiva liderada por Florentino Pérez también está atenta al resto de secciones del club.

Una de las más importantes es la de baloncesto. Aunque se respira cierta decepción por no haber llegado a la final de la Euroliga, la posibilidad de ganar la Liga ACB está más cerca que nunca. Chus Mateo podría terminar otra temporada más con un balance positivo, pero quiere mejorar sus resultados: de ahí la confirmación del fichaje de un nuevo base-escolta.

Máximo García-Plata ya es jugador del Real Madrid. El deportista de 16 años es conocido como la ‘estrella’ de la cantera del Estudiantes, equipo madrileño que también ha dado grandes jugadores al conjunto blanco. Uno de los últimos notables es Felipe Reyes: el famoso ala-pívot despuntó en el año 2000 en la cantera del ‘Estu’ y firmó cuatro grandes temporadas que terminaron con su fichaje por la entidad merengue en 2004.

Cambio de guardia

Esa es la única similitud entre García-Plata y Felipe Reyes, porque juegan en demarcaciones totalmente diferentes. Pero las comparaciones entre ambos, al menos las más realistas, ya empiezan a asentarse entre los seguidores madridistas: Felipe Reyes estuvo durante 17 años vistiendo los colores blancos y ha dejado un legado inolvidable para todos los amantes del baloncesto de élite.

Sea como fuere, ahora corresponde al propio Máximo García-Plata forjarse un destino a la altura de las leyendas del Real Madrid. La marcha de Rudy Fernández, coincidiendo con la llegada del base-escolta español, es un ejemplo más del relevo generacional que los mandamases merengues quieren imponer también en la sección de baloncesto.