Ir a versión clásica Ir a versión móvil
07 diciembre 2017

Ramos explicó por qué no jugó con máscara ante el Dortmund

  • El central ha tardado solo un partido en 'cansarse' de la protección
Sergio Ramos jugó sin máscara ante el Borussia Dortmund Sergio Ramos jugó sin máscara ante el Borussia Dortmund
Sergio Ramos jugó muy incómodo el partido ante el Athletic
Jaime de Carlos Jaime de Carlos

Poco le ha durado a Sergio Ramos el 'invento' de la máscara. El capitán jugó este miércoles ante el Borussia Dortmund dando completamente la cara, ya que en esta ocasión prefirió no ponerse la protección y correr el riesgo de llevarse un nuevo golpe en la nariz que se fracturó hace menos de tres semanas en el Wanda Metropolitano.

Los médicos merengues habían aconsejado al de Camas que jugara de aquí a final de año con la nueva máscara que el Real Madrid le había hecho a medida. En total fue un gasto de cerca de 300 euros para que portara este complemento hecho en fibra de carbono de alto módulo. Pero a la hora de la verdad al central solo le ha durado sobre la cara un puñado de entrenamientos y un partido (el de San Mamés), ya que este miércoles disputó los 90 minutos sin nada que le protegiera de los golpes.

Y es que Sergio Ramos decidió por su cuenta y riesgo saltar al campo con la cara descubierta. Él sabía perfectamente que bastaría con un nuevo golpe en su nariz para terminar de destrozársela y mandarle directo al quirófano, pero demostró una vez más su valentía al exponerse a esta situación. Y todo porque para él la experiencia de juego cambia mucho entre llevar la máscara o no hacerlo durante un encuentro de máxima exigencia como el de San Mamés o el del Bernabéu.

"Sí, hoy no he llevado la máscara. Creo que así juego un poco más cómodo, aunque con un poco de riesgo" reconoció nada más acabar el partido. De hecho, el futbolista salió decepcionado tras el partido ante el Athletic porque la máscara le molestó durante todo el choque e incluso dificultó su visión a la hora de pugnar por los balones aéreos. Por eso en un momento dado de la segunda parte se la quitó para poder ver por dónde se dirigía el esférico a pesar de que corrió el riesgo de que el colegiado le anulara el tanto.

Así pues, no se espera que Sergio Ramos vuelva a utilizar la máscara en un partido oficial. Este sábado descansará en el choque ante el Sevilla por estar sancionado, por lo que tendrá una nueva semana para terminar de recuperarse de la lesión que sufre en la nariz. De esta forma podría afrontar el Mundial de Clubes de la próxima semana con un riesgo menor de volver a hacerse daño en la nariz, ya que en el mismo volverá a asumir los riesgos de no llevar protección en la cara.


"Así juego un poco más cómodo, aunque con un poco de riesgo", dijo tras el partido.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información