BLOG DE Ramon
Publicado el 27 de Diciembre de 2017 | (0) Comentarios
EL HOMBRE QUE SONRE?A DEMASIADO Y EL COBRADOR DEL AUTOB?S

Y lleg? el cl?sico, esperanza de muchos. A algunos no es que nos faltase, pero solo nos quedaba una pizca: tal vez porque nos sobraba y nos sobra conocimiento (es broma: trato de burlarme de la soberbia de algunos que pululan por DC y est?n en posesi?n de la verdad). Como en mi caso me limito a exponer una opini?n, dir? que a pesar de que la esperanza es lo pen?ltimo que se pierde, comprend?, igual que otros madridistas, que la Liga se hab?a perdido en octubre, y lo comprendimos sin necesidad de acudir a visiones m?sticas y sabiendo que por mucho que hagamos profesi?n de fe y de madridismo la realidad es muy tozuda.
En todo caso, como la gente es espectacular, y muy gregaria, y manipulable, me hizo gracia o?r repetido lo que diversos entendidos dictaminaron sobre el partido, m?s concretamente sobre la alineaci?n. Y en vez de destacar lo evidente, se pusieron a elucubrar sobre lo insustancial, poniendo el acento en la alineaci?n de Kovacic en vez de la de Isco. Pues en mi opini?n, Zidane ?o quienquiera que se lo aconsej?? hizo muy bien en poner a Kovacic y a Casemiro, y no a Isco, en este partido en concreto.
De hecho, en la primera parte el Real Madrid no lo hizo mal del todo, dentro de lo posible. Y digo dentro de lo posible, porque lo que no puede ser y adem?s es suicida es jugar con 10 y uno en contra. Por eso mi primer comentario del partido fue: ?Sin el gato ser?a una buena alineaci?n. Jugar con diez nunca deber?a ser una opci?n y menos contra los cul?s?. Y acto seguido apunt?: ?Bale o Asensio por Benzen? y habr?a partido?. Aun as?, el coraje de los jugadores ?contra los que muchos arremeten? hizo posible una primera parte aceptable. Y si en la segunda parte no lo hicieron bien, no es culpa de los jugadores. No vi que se fueran del partido en ning?n momento. Vi otra cosa, otras cosas.
El primer gol de los cul?s vino a ra?z de una jugada que empieza en el ?rea del Barcelona. All?, Kross, esforzado, presiona la salida del bal?n, mientras Benzen? no hace nada en su te?rica zona de influencia, tal vez porque lo de presionar no va con ?l, que es un genio y est? para otras cosas (a?n por determinar). Nada nuevo bajo el sol. ?Que Kovacic no cort? el avance de Rakitic? Claro. Estaba pendiente de Messi, que era su objetivo ("S?guele as? siempre por todo el campo", le dijo Zidane). ?Un fallo? Discutible.
Lo que no es discutible es la ineptitud de Zidane que propicia esas situaciones: por una parte, no tiene perd?n el hecho de seguir y seguir alineando a Benzen?; por otro lado, ?qu? pas? en el descanso? ?les volvi? a decir a los jugadores que eran mejores, como en la final de Champions como m?todo estrat?gico para ganar el partido? El caso es que a la presi?n alta y constante de la primera parte le sucedi? un repliegue en la segunda, que dejaba la iniciativa en poder del Barcelona; pero adem?s fue un repliegue desordenado, como el de una banda que, a falta de un general, de repente empieza a recular en el campo de batalla y le deja el campo franco al enemigo. Replegarse como estrategia, alterando el guion de la primera parte, podr?a ser un movimiento inteligente siempre que se contase con un sistema defensivo trabajado (y ya hemos visto a lo largo de la temporada en qu? consiste), y siempre que se tuviesen en la delantera los mimbres necesarios para ello. Con Benzen? ambas exigencias son inviables. Y sin Benzen? tambi?n, porque falta la primera de ellas: de ah? que el movimiento de Kovacic no fuese acompa?ado por un orden defensivo que previese ese contraataque (?).
La inepcia de un entrenador, que vive de lo que los jugadores, su entrenador f?sico y el azar (que no la necesidad) han conseguido en dos a?os, es la respuesta a lo que pas?. Y cuando nombro al azar al referirme a los triunfos es porque, por desgracia en la consecuci?n de esos t?tulos, y en el logrado cuando calentaba el banquillo el Gran Farsante, no se vio, salvo en partidos contados, un Real Madrid con mando innegable basado en una estrategia y un estilo de juego reconocible. Si se lograron esos t?tulos fue porque el Real Madrid como club y como equipo siempre se eleva sobre las mediocridades que lo lastran: como en el principio de Arqu?medes, experimenta un empuje vertical hacia arriba, directamente proporcional al inepto o ineptos de turno, que acaban siendo desalojados. Tal vez por ese empuje ??porque nadie resiste tus ganas de vencer?? se dice que el Madrid no necesita un entrenador sino un gestor de egos. Pero los gestores de egos ?Del Bosque, Zidane? tienen poco recorrido, sus ?xitos no son suyos, pues los comparten con los jugadores consagrados a los que tienen que contentar y, finalmente, su labor no cristaliza en un estilo de juego que perdure y asegure los triunfos futuros. Son lo opuesto a Cruyff y a la impronta que el holand?s con su autoridad y car?cter ?dejemos de lado la tonter?a del ?carisma?? impuso en el Barcelona y que ya dura m?s de veinte a?os.
As? que el enfado del madridismo con solera no se debe a haber perdido el cl?sico (la Liga ya se hab?a perdido en octubre), no, sino a los males que afectan al juego de un equipo que cuenta con una plantilla excelente. Los piperos, en cambio, quedar?an contentos si se ganase al Barcelona, aun perdiendo la Liga (invirtiendo as? la tradici?n con la que siempre se conformaron los cul?s: perder la Liga, pero ganarle al Madrid). Los piperos adoraban a Casillas y adoran a Zidane. Erigen ?dolos que acaban por fagocitar al equipo y al club.
Como si los madridistas fet?n no tuvi?semos suficiente, hubimos de aguantar que, de repente, el cobrador del autob?s cogiese el micr?fono y, como un forofo borracho y frustrado, con una ?jart?? tremenda, empezase a lanzar anatemas infantiles (?Chicos, madurad. De verdad, madurad?) y a decir obviedades que rivalizan con las melonadas del Gran Farsante (?no hay nadie que pueda ganar todo siempre. Pensad y tener claro que unas veces se gana y otras se pierde?). Y a repartir carn?s de madridismo y a hablar del ?barco? y de ?bajarse del barco?, seguramente porque en su ebriedad confunde el autob?s con un nav?o y ?l, pobrecito cobrador, se tiene por capit?n de marina. Esto ?ltimo, adem?s, parece ser un s?ndrome contagioso, pues no es el ?nico que se cree capit?n de un barco y anima a los madridistas a subirse a ?l. Antes la imagen t?pica del orate era la de aquel que se cre?a Napole?n; parece que ahora es la de capit?n de nav?o. O tempora, o mores.
Y claro, como suele suceder en tales estados et?licos, lo confunde todo y llama ?piperos? (lo de ?cu?ados? seguro que es un trauma familiar) precisamente a los que siempre apoyamos a Mourinho y quisimos fuera del Madrid al Bellaco. Los piperos, se lo recuerdo para cuando le pase la tajada, iban al campo a aplaudir al Bellaco, denostaban a Mourinho y ahora, con los nuevos tiempos, se deleitan con los detalles exquisitos de Benzen? ?un ?genio?, en palabras del cobrador del autob?s?, mientras el resto del madridismo, los mismos que pitaban al Bellaco, le pitan a Silvestre. A ver si te enteras y dejas la bebida, que se te nota en la cara y en la voz, Juanma, y te has cre?do Califa en lugar del Califa. Lim?tate a cobrar en el autob?s y s? consciente ?una vez sobrio? de que el due?o de la empresa en la que trabajas (Libertad Digital) con buen criterio, tiene a Zidane y a Benzen? en tanta estima como tantos madridistas, entre los que me cuento. A ver, valiente, si le dices a ?l a la cara, que es un pipero y un cu?ado. ?Ah, la bebida y la frustraci?n, que mala combinaci?n!
  CompartirCompartir  Facebook
COMENTARIOS
NOTA: Los comentarios inapropiados serán dados de baja por el administrador
OTRAS ENTRADAS EN EL BLOG DE Ramon
ACCESO MIEMBROS PEÑA DEFENSA CENTRAL
E-mail
 
Contraseña
 
Recordarme en este equipo:
Olvidaste tu contraseña? Click aquí
Eres un nuevo usuario? Regístrate
Buscar Miembros de Defensa Central
wallpapers real madrid
LO ÚLTIMO DE LA PIZARRA
DIRECTOR DAVID JORQUERA
DIARIO DIGITAL FUNDADO POR AURELIANO ALCÁZAR
© 2008-2015 Defensa Central - Todos los Derechos Reservados