El partido del miedo dejó al Real Madrid Castilla igual

El equipo madridista no pudo ganar al Jaén en el Di Stéfano y terminó empatando el partido a un gol.





Real Madrid Castilla

Tarde de domingo, un Alfredo Di Stéfano hasta la bandera y las mocitas madrileñas alegres y risueñas porque juega su Madrid.  Comenzaba el partido en Valdebebas con ambiente de día grande. Cientos de aficionados desplazados desde Jaén y un Castilla que se jugaba la vida y seguir con pulso en la Liga Adelante.

Tras una primera toma de contacto, de fútbol infructuoso y de mediocampismo, el Castilla fue el que amagaba primero. 18 minutos tardó el conjunto de Díaz en encontrar portería. Burgui, tras buena dejada de Mascarell probó a René, pero su disparo, manso y centrado, no encontraba las mallas visitantes.  Contestaba el Jaén con disparo alto desde la frontal de Juanma. Un oasis en medio del desierto. Junto a Jozabed, los dos jugadores más punzantes del equipo visitante.

Partido del miedo podríamos llamar a lo que veíamos sobre el tapete. El Castilla proponía, con un buen Aguza en la posición de mediapunta y el Jaén se movía por el tablero de Manuel Herrero como un equipo conformista al que el resultado no condenaba ni a atacar ni a defender.


Como ya viene siendo habitual, sería el equipo visitante el que tuviera la ocasión más clara de la primera mitad. En el 27’ tras el saque de un córner, no acierta a despejar la defensa blanca y a punto está de adelantar a los visitantes Juanma. Su remate de cabeza sale desviado por poco. Aviso serio y gritos de “Castilla, Castilla”. Aquí, el que nunca falla es el aficionado blanco, demostrando que, el filial, tiene una afición de Liga Adelante. Nunca falla.

Se esfumaba la primera mitad en la capital de España. Mascarell, activo toda la tarde, tenía la ocasión más clara del Castilla. Su disparo, al 35’ de juego era blocado por el meta René. Esta sería la ocasión más clara de los de José Manuel Díaz en la primera mitad.

Abría fuego Quini en la segunda parte con disparo alto desde la frontal en el 47’. Se venía arriba el Castilla y mandaba un mensaje al Jaén. Los de José Manuel Díaz adelantaban las líneas y una buena salida desde atrás de Llorente, animaba a la parroquia blanca. Movía el banquillo castillista el técnico local.

Ocasión pintiparada en el 50’ para el Castilla. Centro lateral de Burgui desde la banda izquierda y el balón no entra tras pasar entre una maraña de piernas. Se salvaba el Jaén y los nervios empezaban a aparecer en el Di Stéfano. Hasta aquí, más de lo mismo. El Castilla proponiendo y el Jaén a la expectativa. Pero todo cambia, todo gira y parece lo que nunca fue. Como los grandes nunca se van, apareció la figura de Lucas Vázquez. Marchaba el partido por el minuto 65 y Burgui, incisivo por la izquierda un día más, ponía el balón atrás para la llegada del 7 castillista. Hoy si, dedicado a todas las madres blancas, el menudo jugador blanco mandaba el derechazo a las redes jienenses. 1-0 y merecido marcador.

La fiesta fue completa 3 minutos después, Jona, el que nunca perdona, se plantaba ante Pacheco y el meta blanco sacaba el mano a mano al 9 visitante. Decía fiesta completa porque a la vez, en Valencia, el Levante marcaba el 2-0 ante el Atlético y apretaban la Liga.

El miedo al éxito es lo que tiene, cuando el partido se ponía en franquía para los locales, el Jaén, en una jugada sin aparente peligro empataba el encuentro gracias a Óscar Rico. Su disparo, pasó por debajo del cuerpo de Pacheco y entró llorando. Duro castigo para el Castilla.

Se partían los dos equipos y en el intercambio de golpes no se adivinaba un claro vencedor. El Castilla por impreciso y el Jaén por conservador, no acertaban a crear peligro. Ya se sabe lo que pasa en el partido del miedo, en la ‘Zona Cesarini’, no pierdas en 5 minutos lo que no has ganado en 90’.

Sacaba pólvora Díaz y entraban Pablo Felipe y Belima. A por los 3 puntos con descaro. A agarrarse a la Liga Adelante. Pese a los cambios, el que la tuvo fue Jona. Segunda ocasión clara fallada por el delantero jienense. El balón, raso, soló pedía poner el pie, pero el delantero no acertaba a definir. Con esta ocasión moría el partido. Triste empate que no sirve ni al Castilla ni al Jaén en su propósito de huir de los puestos calientes de la clasificación de la Liga Adelante.

Sergio Aguza

Fotografías: José Manuel Manzaneque