Ir a versión clásica Ir a versión móvil
04 diciembre 2016

El Castilla sumó a pesar de una nueva tropelía arbitral

  • El colegiado Sureda Cuenca dejó al filial con 9 jugadores en el minuto 54
El Castilla celebra un gol marcado esta temporada El Castilla celebra un gol marcado esta temporada
El filial sigue en su racha negativa, aunque esta vez no fue por su juego
Jaime de Carlos Jaime de Carlos

Podrán pasar los años y siempre habrá algo que para el Castilla no cambiará: los pésimos arbitrajes. Este sábado el filial volvió a ser víctima de una actuación llena de soberbia y protagonismo por parte de un trencilla, Sureda Cuenca. El mallorquín descendió en 2015 a Segunda B por sus pésimos arbitrajes en la División de Plata y en el Castilla - Navalcarnero (1-1) demostró que incluso esta categoría le queda grande.

El segundo equipo merengue afrontaba este partido en casa como una oportunidad para reaccionar tras acumular tres partidos sin conocer la victoria. Pero al final tuvo que dar gracias por llevarse un simple punto, aunque la culpa no fue de su fútbol o de la mala suerte. De hecho, el Castilla solo necesitó 22 minutos para adelantarse tras una buena combinación en ataque de Javi Sánchez con Achraf que remató el primero a la red. Todo marchaba con viento de cara para los blancos, pero en el minuto 36 comenzaría un claro atropello arbitral.

En el minuto 36 Febas conducía el balón en la medular y se llevó un par de tarascadas, pero Sureda Cuenca dio ley de la ventaja y el centrocampista acabó perdiendo el esférico. Esto propició su enfado y su reacción entrando de forma dura a Alonso. Fue una excusa más que suficiente para que el colegiado le mostrase la roja directa y se olvidase de que había aplicado la ley de la ventaja de una forma pésima.

Así, el Castilla se quedó con 10 jugadores, pero aún así conservó la ventaja hasta el descanso y en el inicio de la segunda mitad demostró tener bajo control el partido. Pero todavía habría más, ya que en el minuto 54 el árbitro expulsó a Cobo por una rigurosa segunda amarilla y dejó con 9 a los de Solari con casi 40 minutos por jugar.

Tocaba remar y el filial lo intentó, pero 10 minutos después el trencilla se inventó una nueva falta en la frontal a favor del cuadro visitante y Cifo la clavó en la portería de Carlos Abad. Era el injusto 1-1, el cual a la postre acabaría siendo definitivo. Y es que el Castilla logró sobrevivir al partido gracias al gran trabajo y desempeño de los canteranos, quienes consiguieron arañar un valioso punto que no acaba con la crisis del equipo, pero al menos le mantiene a un solo partido de distancia de los puestos de play-off.


Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información