Mascherano deja en el banquillo al madridista Nico Paz y le llueven los 'palos'

La influencia antimadridista tiene los efectos más inesperados


Mascherano es atacado por sus compatriotas por Nico Paz

Mascherano es atacado por sus compatriotas por Nico Paz




El Madrid entendió que esta cita con la selección para disputar el Sudamericano sub-20 con Argentina le podría servir para crecer, una especie de reivindicación definitiva.

Sin embargo, los antimadridistas no le están dejando crecer y siguen poniendo trabas a los minutos de juego que merece realmente. El último partido de la selección sub-20, entrenada por Javier Mascherano, sufrió una dura derrota contra uno de sus rivales más íntimos: Brasil. El planteamiento del excentrocampista del club azulgrana no ha gustado nada a muchos de los seguidores, que no han dudado en darle 'palos'.

Especialmente a cuenta de Nico Paz. Insistente en su antimadridismo, Mascherano le dejó los minutos de la basura. Sin embargo, el mediocentro del Real Madrid dejó varios detalles de calidad que podrían haber sido diferenciales en caso de que hubiera entrado al partido mucho antes o incluso hubiera salido de titular. A prácticamente nadie se le escapa que la decisión de sentar a Nico Paz solo se entiende bajo el prisma Real Madrid-Barça.

Mascherano, 'apaleado' por sus compatriotas

Uno de los seguidores argentinos no dudó en llamar a Mascherano "culé boludo", asegurando que "debería darte vergüenza" que Nico Paz hubiera "entrado con el partido prácticamente liquidado para Brasil". Otro llamó a la desconfianza hacia Mascherano en los siguientes términos: "Nunca confíen en un pelado al menos que sea Zidane. Nico Paz es crack y si sigue así va a terminar jugando en el primer equipo de Argentina".

Debido al horrible planteamiento del exfubolista azulgrana, Argentina ve peligrar su clasificación para las eliminatorias del Mundial sub-20. La ausencia de Nico Paz como titular en este equipo tiene mucho que ver, puesto que es uno de los principales generadores de peligro y ocasiones claras de gol de un combinado juvenil que sigue supeditado al rabioso antimadridismo de su entrenador.