Una Real fábrica de porteros (I)

  • DC descubre en exclusiva la Escuela de Porteros del Real Madrid en un extenso reportaje con tres capテュtulos. Hoy, los orテュgenes, el funcionamiento y los entrenadores de la Escuela
DC analiza en exclusiva la Escuela de Porteros del Real Madrid en un extenso reportaje
Alberto Piテアero - El reportaje Alberto Piテアero - El reportaje

Porteros como Zamora, Agustテュn, Betancort, Garcテュa Remテウn, Miguel テ]gel, Buyo, Caテアizares o el propio Casillas forman parte ya de la Historia del fテコtbol espaテアol. Y han entrado en ese Libro de Honor defendiendo la meta del Real Madrid, un club que guarda una tradiciテウn de cancerberos excepcional y que quiere seguir manteniテゥndola intacta, cuando no agigantarla. Para ello precisamente el club blanco creテウ la Escuela de Porteros en el aテアo 2004, una autテゥntica fテ。brica de guardametas que les descubrimos en exclusiva en Defensa Central en un laborioso reportaje que contarテ。 con tres capテュtulos. Hoy, los orテュgenes, el funcionamiento y los entrenadores de la Escuela.

Los integrantes de la Escuela

De izq a dcha: Juan Canales, Roberto Vテ。zquez, Miguel テ]gel, Josテゥ Luis Diezma

En la actualidad, la Escuela suma ya seis aテアos de experiencia desde que dio sus primeros pasos, y a su cargo hay cuatro especialistas de excepciテウn, todos con un bagaje bajo los palos. El propio Miguel テ]gel, que fue cancerbero madridista durante la friolera de 19 aテアos y entrenador de porteros del primer equipo, es el coordinador de los entrenadores de porteros. A su lado estテ。 Roberto Vテ。zquez, “un enamorado de la porterテュa” como dicen desde la propia Escuela, que es el encargado de la metodologテュa y planificaciテウn de los ciclos de entrenamiento. Ambos cuentan con la inestimable ayuda de Josテゥ Luis Diezma y Juan Canales, ex porteros del Real Madrid y del Deportivo de la Coruテアa este テコltimo, que ademテ。s de ser el entrenador de porteros del RM.Castilla, tambiテゥn entrena a los Juveniles un dテュa a la semana y a los Infantiles otros dos dテュas. Por su parte, tras formarse en la cantera blanca y militar diecisテゥis temporadas como portero en la テゥlite de nuestro paテュs, Diezma es ahora el entrenador del Cadete B, ademテ。s del entrenador de porteros del Juvenil C.

Aparte de estos cuatro profesionales, la Escuela tambiテゥn cuenta con la aportaciテウn de Diego Orozco, portero del Juvenil A, que tambiテゥn entrena a los Alevines y los Benjamines. Entre todos ellos se encargan de formar a los porteros de la cantera madridista de una manera unificada. Los tiempos han cambiado, un portero ya no sテウlo debe parar y no vale con aquellos ejercicios arcaicos de preparaciテウn, por eso en el Real Madrid tambiテゥn cambiテウ la manera de entrenarse y de organizarse, otorgテ。ndoles mucho mテ。s valor ahora a los guardametas blancos. “La relaciテウn con el club es inmejorable, nos sentimos muy apoyados desde arriba” afirman ademテ。s desde la Escuela de Porteros.

ツソCテウmo son los porteros que ‘fabrica’ la Escuela?

Roberto, en un entrenamiento con los Juveniles

La Escuela naciテウ de “la idea de transmitir lo que uno sabテュa, porque antes テゥramos mucho mテ。s autodidactas”, como recuerda Miguel テ]gel. “Era una necesidad, en el club lo aceptan extraordinariamente y con la llegada de Luis Llopis lo estructuramos de esta manera; es una escuela para transmitir lo que es un portero del Real Madrid, para que todos salgan con el mismo nivel, el mismo estilo y la misma concepciテウn del fテコtbol”. Dentro de esos cテ。nones, desde la Escuela se trata de que los chicos mejoren la tテゥcnica, pero tambiテゥn hacerles ver que ya no vale sテウlo con parar, sino que tienen que tener tambiテゥn un conocimiento del juego para que estテゥn dentro del colectivo, que sepan leer un partido. Ademテ。s, el Real Madrid no es un club cualquiera. “Esta entidad tiene que ser un ejemplo en muchas cosas, hay que saber comportarse, saber perder y saber ganar, y eso hay que recuperarlo porque en parte se ha perdido” confiesa Miguel テ]gel. “En un partido no van a participar como en otros equipos, tendrテ。n dos o tres acciones nada mテ。s y deben tener una gran fortaleza mental y una gran concentraciテウn” puntualiza ademテ。s Diezma. “Serテュa importante para el club que cuando estos porteros salieran del Real Madrid, cualquier entrenador supiera de dテウnde vienen” apostilla Canales, que en su momento ya fue el fichaje mテ。s caro del Deportivo cuando saliテウ del Real Madrid.

A dテュa de hoy, en la cantera del Real Madrid se trabaja con veintiocho porteros ademテ。s de Antonio Adテ。n, tercer portero del primer equipo aunque juega con el RM. Castilla. Segテコn aseguran desde la Escuela, esta organizaciテウn y este trabajo tan especテュfico estテ。 dando los frutos deseados, y una de las mejores muestras estテ。 cuando los porteros llegan a categorテュas avanzadas. “Aquテュ siempre hubo grandes entrenadores de porteros como Manolo Amieiro o Luis Llopis, pero los propios jugadores seguro que lo han notado” apunta Roberto. “Ya tienen unas enseテアanzas desde abajo y no se les tiene que insistir tanto. Cuando llega un portero de otro lado, le notamos una falta de entrenamiento importante. Comparado con los nuestros, tienen que ser en calidad muy superiores para ser mejores que los que hay aquテュ” confiesa Miguel テ]gel. Y es que en ocasiones se han ejercido tambiテゥn funciones de captaciテウn junto al departamento de ojeadores, aunque no es lo habitual.

El entrenamiento especテュfico

Respecto al mテゥtodo de entrenamientos de la Escuela de Porteros, todo comienza en la pretemporada, como cuenta Roberto. “Antes de cada temporada nos reunimos los entrenadores para darle un sentido a la planificaciテウn y comentar el trabajo a realizar con cada categorテュa durante el aテアo. Una vez llegado a un consenso, se marcan las lテュneas de entrenamiento a seguir, asテュ como la organizaciテウn de horarios junto a la direcciテウn de formaciテウn, con la que hay un contacto permanente. A nivel de Castilla y Real Madrid C es un poco mテ。s profesional; el resto de la cantera se dividen los ciclos por categorテュas y entrenamos con ellos completamente en solitario durante un par de dテュas a la semana al menos”. En esas jornadas, ademテ。s de mejorar la tテゥcnica -una de las obsesiones de Miguel テ]gel-, se pretende recrear “situaciones que se plantean en los partidos, que el portero estテゥ integrado en el juego del equipo y sepa leer las distintas opciones de juego del equipo contrario, asテュ como que ofensivamente es el primer atacante”.

Al comienzo de la campaテアa de hecho, y sobre todo con los reciテゥn llegados a la disciplina del Real Madrid, los entrenadores se encargan de repartir una documentaciテウn entre sus porteros. Documentaciテウn entre la que se encuentra el reglamento y una serie de pautas de actuaciテウn ante determinadas acciones de un partido. Luego durante la temporada, los porteros se someten a unos exテ。menes para comprobar si han asimilado los conceptos. “Es muy gracioso, porque ellos se lo toman como si estuvieran en el colegio, pero es una forma distinta de que recuerden lo que les queremos explicar. Hay veces que en el campo estテ。n pensando en otras cosas y no se enteran” justifica Miguel テ]gel. Tambiテゥn durante la temporada, todos pasan una serie de tests tテゥcnicos al inicio y final de cada ciclo de entrenamiento para ver cテウmo han asimilado los conceptos trabajados. “Luego vemos si los mejoramos, y eso les ayuda a sentirse mテ。s seguros” confiesa Canales.

Como bien decテュa Casillas en un anuncio, sentirse seguro es vital para un portero, y en ello influye mucho la fortaleza mental de cada guardameta. “El fallo del portero se ve mucho mテ。s” reconoce Canales, “y en ese sentido si le podemos ayudar siempre lo haremos. A lo mejor despuテゥs de un fallo interesa cambiar un entrenamiento para reforzar la moral del portero por ejemplo”. Como apoyo, hay un departamento de psicologテュa con el que se estテ。 “en permanente contacto”, pero eso sテュ, siempre se intenta tender hacia la normalidad. “De lo que mテ。s van a aprender es de sus propias vivencias. Estテ。n cargando la mochila y eso les permitirテ。 ser mテ。s fuertes en el futuro” puntualiza Diezma.

Para que puedan absorber todas las enseテアanzas que les quieren transmitir desde la Escuela, se crean carpetas documentales de cada portero que permiten enseテアarles su evoluciテウn tanto en entrenamientos como en partidos, para que luego los cancerberos se vean a sテュ mismos. “Segテコn van progresando, ellos mismos se dan cuenta de que necesitan mテ。s. Hubiera sido una suerte que nosotros tuviテゥramos a alguien que nos hubiera dicho cテウmo hacer las cosas”, recuerda Canales. “Ellos tienen mil inquietudes y hay que darles respuesta. Asテュ valoramos la actuaciテウn del portero en todas las situaciones, tratamos de mostrarles sus errores y aciertos, ademテ。s es importante que aprendan que los goles no se los meten a ellos sino que es una responsabilidad compartida con todo el equipo” explica Roberto.

Luego, todo ese trabajo de formaciテウn se pone en conocimiento de los diferentes entrenadores de los equipos, con los que hay tambiテゥn un permanente contacto. “La decisiテウn a la hora de hacer alineaciones es siempre del entrenador, pero toda la informaciテウn que les podamos dar siempre les servirテ。” apunta Roberto. “Ademテ。s, a nosotros tambiテゥn nos interesa saber la opiniテウn de los tテゥcnicos, porque aparte de los entrenamientos, tambiテゥn hay que extraer sensaciones de los partidos, de cuando estテ。n en competiciテウn” aclara ademテ。s Canales.

Los entrenadores se ‘mojan’ en los debates sobre porteros

Como se puede comprobar, la figura del portero es excepcional dentro de un equipo, pues sus labores y caracterテュsticas son radicalmente distintas a las del resto de jugadores, y es por ello que Defensa Central le pidiテウ a los entrenadores de la Escuela de Porteros que se ‘mojaran’ en esos debates que rondan permanentemente en el imaginario futbolテュstico para asテュ llegar a comprender el concepto de portero que existe en la Fテ。brica del Real Madrid. El resultado no pudo ser mテ。s unテ。nime.

Para ellos, un portero nace portero, aunque luego tenga que trabajar esas cualidades innatas. “Lo primero que hay que hacerle a un niテアo es preguntarle si le gusta el fテコtbol, porque tiene que disfrutar de esto todos los dテュas de entrenamiento” destaca Miguel テ]gel al respecto. Hoy en dテュa debe saber jugar con los pies, e incluso Miguel テ]gel puntualiza que debe saber “con los dos pies”. “Asテュ transmitirテ。 seguridad a sus compaテアeros, pero tambiテゥn a la grada… en el Bernabテゥu cuando oyes el runrテコn de la aficiテウn cuando te llega un balテウn, da miedo”. Un guardameta no tiene por quテゥ ser alto para ellos, “o es bueno o no lo es, independientemente de su altura” apunta Diezma. Y lo que sテュ que debe ser es el lテュder del equipo. Cuestionados sobre si un portero lo podテュa parar todo, surgen mテ。s opiniones. De hecho, Miguel テ]gel asegura no creer en la palabra ‘imparable’ incluso, pero se consensテコa que “no lo puede parar todo si estテ。 solo”, como bien dice Roberto.

Los mejores porteros y las mejores paradas

Donde tambiテゥn hay un intercambio bonito de opiniones es cuando se les pregunta sobre los mejores porteros que han visto. Todos coinciden en el gran nivel de guardametas que hay en Espaテアa, haciendo especial hincapiテゥ en porteros como Valdテゥs, Palop, Reina o Diego Lテウpez, y sobre todo, en el gran referente que supone Casillas, Eso sテュ, Miguel テ]gel hace valer su experiencia a la hora de mentar cancerberos. “Los mejores en mi テゥpoca eran los espaテアoles. Josテゥ テ]gel Iribar era excepcional, muy sobrio. Gordon Banks tenテュa unos reflejos extraordinarios. Los alemanes como Sepp Maier o Schumacher se sabテュan vender bien. Y a mテュ me gustaba mucho Maric”.

Respecto a la mejor parada que recuerdan, la anテゥcdota es que tanto Roberto como Canales y Diezma coinciden en nombrar la de Gordon Banks, pero tambiテゥn la de su compaテアero en la Escuela Miguel テ]gel en el Mundial de 1978, que por acciones como aquella se ganテウ el apodo de ‘El Gato’. Y el propio Miguel テ]gel da su versiテウn de los hechos. “Aテコn hay gente que me recuerda la parada por la calle, y es increテュble porque fue hace 32 aテアos ya. Tardテゥ un aテアo en verla porque aテコn tenテュa las sensaciones grabadas en la cabeza. Estoy adelantado, hace el tiro desde el borde del テ。rea que sale bombeado, cuando veo la trayectoria pienso que la mete, pero me tiro, puse bien las manos y el balテウn me lleva a mテュ de la fuerza. Quedテゥ muy orgulloso de ella porque encima me quedテゥ con el balテウn en las manos. Quedテウ muy plテ。stica, muy bonita. Mis amigos me bromean con que sテウlo me recuerdan por una parada”.

Casillas y el relevo de Dudek

Entre todos los nombres de porteros y recuerdos de paradas aparece, cテウmo no, el nombre de Casillas. Y es que segテコn confiesan en la Escuela, el portero madridista es el referente por excelencia en el Real Madrid. “Siempre se fijan en テゥl, y para nosotros es una ventaja porque le ponemos como ejemplo” confiesa Canales. “Hay veces que les regaテアas y te dicen ‘lo hizo Iker’” asegura Miguel テ]gel con una sonrisa en la cara. Eso sテュ, ademテ。s de ser un referente, Casillas tambiテゥn podrテュa ser visto como el que les tapa el hueco a los canteranos, pero no es el caso. “En absoluto, porque tampoco hay nadie que estテゥ pegado a Iker, ahテュ estテ。 Dudek”.

El polaco es el segundo de Casillas en el primer equipo a dテュa de hoy, pero su puesto posiblemente quede vacante este verano, pues Jerzy acaba contrato en junio. Ante esta circunstancia, todos en la Escuela tienen clara la alternativa para ser el segundo portero del Real Madrid. “Soy partidario de subir a un portero de la cantera en ese caso” asegura Miguel テ]gel, “hay que arriesgar. ツソO acaso no se arriesgテウ cuando se subiテウ a Casillas? Yo le darテュa responsabilidad a uno de los chicos que vemos que tiene potencial”. “Nos harテュa mucha ilusiテウn que ese hueco lo ocupara alguien de la cantera” confiesa a su vez Canales, “es nuestra labor, y si el club logra nutrirse de porteros de la casa durante varios aテアos, es un avance y un prestigio que no tiene precio. En todos los sentidos”.

El valor de la Escuela de Porteros

A dテュa de hoy, hay porteros en La Fテ。brica como Adテ。n, Felipe Ramos o Mejテュas, que son muy experimentados y con calidad sobrada como para dar ese salto hacia arriba, pero a largo plazo, desde la Escuela tienen claro que no serテ。n los テコnicos. “Un gran porcentaje de los que entrenan en esta Escuela podrテュan llegar a la テゥlite, no sテウlo hablamos del primer equipo, sino a llegar a vivir de esto profesionalmente. Sacar un portero para el Real Madrid es muy complicado, pero hay actitudes y aptitudes para ello” confiesa Roberto.

“Aquテュ hay mucho potencial y eso tiene mucho valor. En el Real Madrid se le da un valor importante a la preparaciテウn de los porteros, y es una referencia para otros clubes, porque saben que aquテュ se trabaja de una forma muy especテュfica” asegura Canales. “Todos los porteros que han llegado hasta el Castilla han tenido oportunidades de llegar a Primera, e incluso hay algunos internacionales. Para cualquier equipo es una garantテュa tener un portero que se ha formado en la cantera del Real Madrid” apunta Diezma. “Tenemos una cantera importante, quizテ。s de las mejores de Espaテアa y no es presunciテウn. Y la forma en que nosotros trabajamos es la ideal, no tenemos que mirar a otros clubes. A esta Escuela le doy un diez sobre diez” concluye Miguel テ]gel.

Estos son los responsables de la Escuela de porteros

Miguel テ]gel Glez.
Coordinador de los entrenadores de porteros.

Portero del Real Madrid del aテアo 1967 al 1986. Ha sido delegado del Real Madrid, entrenador de porteros del primer equipo, y director de la Ciudad Deportiva.

Roberto Vテ。zquez
Coordinador de la metodologテュa y planificaciテウn de los ciclos de entrenamiento.

Entrenador de porteros en el San Fernando de Henares (Tercera), y Getafe. Segunda temporada en el Real Madrid.

Juan Canales
Entrenador de porteros del RM.Castilla. Entrena ademテ。s a los Juveniles un dテュa a la semana, y a los Infantiles dos dテュas.

Entrenador de porteros en el Ciudad de Murcia (Segunda), en el Hテゥrcules, y en el Alicante. Segunda temporada en el Real Madrid.

Josテゥ Luis Diezma

Entrenador del Cadete B. Entrenador de porteros del Juvenil C.

Entrenador de porteros en el Rayo Vallecano (Segunda B) una temporada. Cuarta temporada en el Real Madrid.