Alcaraz sacó el 'espíritu Real Madrid' para ganar el Mutua Madrid Open de paliza

El tenista murciano levanta su segundo Masters 1.000 tras arrasar a Zverev


Alcaraz

Alcaraz




La gran perla del tenis español y mundial lleva el escudo del Real Madrid en su corazón y emplea el mismo espíritu que el equipo blanco en sus partidos. No hay situación imposible de voltear y hay que creer hasta el final. De esta manera logró vencer en cuartos de final a Rafa Nadal, su ídolo de la infancia, y en semifinales a Novak Djokovic, número uno del mundo. De gesta en gesta, el murciano se ha coronado en Madrid.

Espíritu madridista

Tras vencer a dos de los tenistas más grandes de la historia, su rival en la final era Zverev, número dos el ranking ATP y vigente campeón del torneo en Madrid. Alcaraz se aseguraba subir al número siete al haber alcanzado su primera final, pero el murciano quería más aprovechando la ola de épica que comprobó recientemente.

Alcaraz estuvo presente en el Bernabéu tanto en el partido contra el Espanyol en el que los de Ancelotti certificaron el título de Liga, como en la vuelta de las semifinales de la Champions ante el Manchester City. El tenista celebró las gestas de su equipo como un madridista más y se dispuso a dejar su huella en una semana dorada para los merengues.

Recién cumplidos los 19 años, Alcaraz se plantó en la final sin complejos ante un tenista consagrado en el circuito, uno de los que mejor conoce el torneo de Madrid. Nadie había conseguido ganarle nunca en la pista central, pero a los madridistas nos van los grandes retos.

Repaso

Ante Nadal y Djokovic, Alcaraz tuvo que remar contra viento y marea para sacar los partidos adelante. Las dos leyendas pusieron contra las cuerdas al aspirante, pero este aguantó el envite. Contra Zverev, tocaba disfrutar.

Alcaraz jugó uno de los mejores partidos de su corta carrera para barrer a Zverev 6-3,6-1 en solo una hora y dos minutos. Con un tenis muy completo, el murciano no dio opción a su rival ni al servicio ni al resto y minó la confianza del alemán, desquiciado después de ponerse por detrás en el primer set. El murciano olió la sangre y como buen madridista, fue al cuello.

De un plumazo, Alcaraz ha pulverizado varios récords para conseguir su segundo Masters 1.000. El murciano ha solventado la final más breve de la historia del torneo, y también se ha convertido en el campeón más joven en Madrid. Un orgullo para todos los madridistas al que le espera un futuro dorado.




DEJA TU COMENTARIO