La Copa del Rey se le atraganta a la Caverna

La prensa culé le pone 'peros' a la justísima victoria merengue en la final de Copa





¿Que el Barcelona cae justamente en la final ante el eterno rival? ¡No pasa nada! Los culés se consuelan con el hecho de que su rival no hiciera un gran partido en Mestalla. La clave está en no amargarse la vida y seguir pensando que su Barça es perfecto y 'huele' a rosas. Ellos nunca tienen problemas, todo lo malo que les sucede es culpa de Madrid y de la mala suerte. Por eso han intentado quitarle méritos al Real Madrid, como si el encuentro de los blancos del pasado miércoles no hubiera sido realmente bueno. El equipo de Ancelotti hizo esa noche su partido, jugó como tenía que hacerlo y fue muy superior al rival. No hizo falta más. Por eso suena a pataleta que desde el barcelonismo intenten ponerle pegas a la victoria blanca, cuando lo que tendrían que estar haciendo es reflexionar sobre lo que les ha llevado a la ruina.

 

Hay que ver lo mal que lo pasó el Madrid en Mestalla para ganarle la Copa a un Barça en derribo. Qué sufrimiento, qué zozobra con el tiro de Neymar al palo. Ahora que el Real Madrid ha logrado un título queda feísimo poner peros. Pero si el equipo de Ancelotti tenía en el debe hacer un buen partido contra un equipo grande ya me perdonarán, pero la asignatura aún queda pendiente.

Raras son las finales en las que no hay igualdad y sufrimiento. Decir lo contrario es tener poca idea de fútbol. Es totalmente lógico que en un partido entre dos equipos tan parejos el resultado no se decida hasta que pite el colegiado. Así sucedió en los dos choques de Liga y después en la Copa del Rey. Este tipo de partidos se dedicen por pequeños detalles, por lo que es ridículo pretender que el Real Madrid hubiera conquistado la Copa sin apuros. Venció porque fue mejor, pero hasta el peor Barça en años es complicado de ganar. Lo importante es que trofeo se fue para Chamartín y que este Barcelona pinta a fracaso histórico. Todo lo demás es distraer la atención.

Gareth Bale

 


Ganó la Copa el mejor, sí, pero como el fútbol, igual que el diablo, está en los detalles, no pasa nada por recordar que el Madrid las pasó canutas. Hoy, que Gareth Bale ha sido elevado a los altares, amén, pregunten a cualquier madridista que conozcan si durante los 85' anteriores al gol también les parecía igual de formidable, superlativo y estelar. Si en ningún momento pensaron que era un chupón.

Envidia. Cuánta envidia. El gol de Bale en Mestalla dejó asombrado al mundo del fútbol y seguramente acabe pasando a los anales como uno de los mejores de toda la historia. Pero en Barcelona hay algunos a los que la rabia les ciega y les impide admitir el partidazo que hizo el galés. Porque fue el jugador que más peligro llevó en todo el partido del Real Madrid y si no marcó un gol antes fue por mala suerte. Su galopada superando a Bartra y dándole el título al equipo blanco fue la guinda a su mejor partido con la camiseta merengue, por mucho que les duela a la culerada. El Real Madrid ha encontrado un 'clon' de Cristiano, mientras ellos empiezan a lamentar haberse decantado por Neymar. Y es que, por lo pronto, en la primera temporada de ambos en España el galés ha 'goleado' al brasileño.

¿En serio? ¿Un gol de final de Copa del Rey está a 100 millones? ¿Y a cuánto se paga uno en la final de una Champions? Por saber. El entusiasmo con el que se ha celebrado el título de Copa da la medida de las ganas, pero también de la faltita que hacía. Y si el Madrid pretende que no sea el único haría bien en repasar el choque de Mestalla. Para considerar la final como un partido redondo habría hecho falta no rifar la pelota, que apareciera Xabi Alonso, recuperar al Modric de hace un par de meses y sobre todo no pasarlo tan mal ante un rival a la deriva, sin timón, ni timonel.

 

La reflexión no es que el Madrid haya fichado a Bale para que le dé una Copa del Rey. El club blanco le ha contratado para que se convierta en una leyenda del club y triunfe con la camiseta blanca en los próximos 5, 7 ó 10 años. Y su gol en Mestalla ha sido la confirmación de que Florentino Pérez acertó al ficharle. Por eso no se deben reducir los 90 o 100 millones de su fichaje a su golazo del otro día. Es una cuestión de ampliar las miras y ser conscientes de que su llegada empieza a ser rentable como lo fue la de Cristiano Ronaldo o la de Modric. Sin embargo, para variar la culerada intenta sacar estas cosas de contexto para tener algo con lo que criticar al Real Madrid. Cada vez se les nota más que no saben cómo distraer la atención de lo que verdaderamente les debería importar, la debacle institucional y deportiva de su club.