Barça: la Champions se mira y no se toca

  • Repaso del Inter de Mourinho que ridiculiz贸 al Barcelona (3-1). Sneijder, Maicon y Milito machacaron a Vald茅s. El Barcelona, sin ideas, fue un equipo vulgar.
Inter 3-1 Barcelona

La chuler铆a, la prepotencia, la soberbia y dem谩s adjetivos que se les ocurran para definir al FC Barcelona se vinieron abajo en Mil谩n. El Inter de Mourinho le peg贸 un repaso de arriba abajo al equipo catal谩n que, si no se vino goleado de San Siro, fue porque Dios no quiso.

El equipo de Guardiola, ese macarrilla de barrio pijo que s贸lo protesta cuando pierde o le van mal dadas (el choque ante el Inter no fue una excepci贸n) se cre铆a con la inmunidad a todo y a todos. Se adelant贸 en el marcador en su 煤nico tiro a puerta en la primera parte (espectacular bagaje ofensivo del mejor equipo del mundo) por medio de Pedro. Sin embargo, el gol fue como el oasis en el desierto. Un espejismo. Y de los chinos, adem谩s.

Sneijder sac贸 su vena merengue para empatar

Los italianos empezaron a meterle ritmo al partido y el Barcelona se acojon贸. Literalmente, as铆 fue. Milito, el bueno no el otro, se visti贸 de Rey Mago y regal贸 un fallo clamoroso ante la porter铆a de ese portero que ver谩, como Dios manda, el Mundial desde la hamaca de la playa. Vald茅s se salv贸 de la primera pero no de la segunda. El ex madridista Sneijder veng贸 en parte a sus ex compa帽eros fusilando poco despu茅s la igualada tras la dejada de Milito, que aparec铆a en todos los lados.

FICHA T脡CNICA:

Inter de Mil谩n: Julio C茅sar; Zanetti, Samuel, Lucio, Maicon (Chivu, min. 73); Cambiasso, T. Motta; Sneijder; Pandev (Stankovic, min. 56), Etoo y D. Milito (Balotelli, min. 75).

Barcelona: Vald茅s; Alves, Piqu茅, Puyol, Maxwell; Xavi, Busquets, Keita; Messi, Ibrah铆movic (Abidal, min. 61) y Pedro.

Goles: 0-1, min. 19. Pedro. 1-1, min. 28. Sneijder. 2-1, min. 48. Maicon. 3-1, min. 61. D. Milito.

脕rbitro: Olegario Benqueren莽a (POR). Amonest贸 a Etoo (min. 12) y Stankovic (min. 81) por parte del Inter de Mil谩n y a Busquets (min. 45), Puyol (min. 50), Piqu茅 (min. 59), Keita (min. 67) y Alves (min. 82) por parte del Barcelona.

Estadio: Giuseppe Meazza.

El canguelo cul茅, que no se extiende ya s贸lo en la Liga, atuf贸 el estadio de San Siro tras el descanso. Los de Guardiola se pusieron el dodotis y vieron como el Inter volaba en aeroplano delante de sus narices. Baile por aqu铆, baile por all谩. El resultado, dos goles en una franja de 10 minutos para los de Mourinho y el resultado 3-1. La justicia, por fin, se apoderaba del campo. El Inter golpeaba con fiereza mientras que el Barcelona s贸lo protestaba y lloraba. Habr谩 que tener cuidado con la campa帽a medi谩tica que, seguro, piensan preparar desde el Campo Nuevo para justificar en el arbitraje del portugu茅s Oleg谩rio Benqueren莽a la derrota de su equipo. No siempre puede salir un Ovrebo de la vida y guindarle a tu rival, jugando fuera de casa, cinco penaltis como ocurri贸 en la semifinal de la temporada pasada ante el Chelsea. Cuiden sus paquetes de pa帽uelos porque si un cul茅 pasa cerca de ustedes tratar谩 de rob谩rselo.

Messi, boxeador y Alves, un actor frustrado

Lo que seguramente omitan desde la prensa mamadora cul茅 ser谩 la agresi贸n de Messi a Maicon. El argentino, todo un santo, le propin贸 un golpe con el hombro al lateral brasile帽o con alevos铆a. Mereci贸 la expulsi贸n. Maicon tuvo que ser retirado del campo conmocionado a causa del golpe que le propin贸 el santito argentino. Si llega a ser al rev茅s…Maicon no hubiera tenido playa en Copacabana para haberse escondido. Dicho esto, el partido de Messi, m谩s all谩 de su barriobajero golpe, fue de verg眉enza. Chup贸n a m谩s no poder, se lo debieron contar dos pases a sus compa帽eros en todo el partido 隆Viva el individualismo!

Si Messi se meti贸 a boxeador, lo de Alves ya es de traca 隆Que gran actor ha perdido Hollywood! El brasile帽o, cuyo trasero est谩 m谩s pegado al suelo que el de un presentador de informativos, se tir贸 a la piscina buscando un penalti milagroso que le hubiera salvado la papeleta a los suyos. La pena para 茅l es que esto no es Espa帽a. El trencilla luso fue valiente y, adem谩s, amonest贸 al piscinero brasile帽o que, por otra parte, deber铆a pensar en cambiar de disciplina deportiva y pasarse al salto con trampol铆n. Podr铆a llevarse consigo al resto de sus compa帽eros que, salvo robo, hurto, atraco o allanamiento, se quedar谩n con las ganas de celebrar la Champions en el Bernab茅u. Es lo que tiene la chuler铆a que, al final, se vuelve en tu contra. Y es que, Bar莽a, para chulo chulo, el pirulo de Mou.