Ir a versión clásica Ir a versión móvil
28 febrero 2017

En Barcelona siguen demostrando lo llorones que son

  • Con la polémica suscitada durante el Villarreal-Real Madrid, varios jugadores mostraron su descontento, no sólo Piqué.
Piqué, árbitros Piqué, árbitros
Gerard Piqué protestando una decisión arbitral
Carlos Muñoz Carlos Muñoz

El FC Barcelona volvió a quedar en ridículo al no aceptar la victoria del Real Madrid frente al Villarreal. Bajo la eterna escusa de los árbitros, varios de los miembros de la plantilla mostraron su mal perder y siempre demostrando lo que son, llorones profesionales.

La victoria del Real Madrid ante el Villarreal el pasado domingo, no sólo tiene un gran valor para el aficionado porque su equipo ganase, sino además un valor añadido que es ver a los del Barcelona rabiar. Bajo la eterna excusa de los árbitros, el malestar ha llegado al vestuario culé.

Nada más llegar a Barcelona tras vencer en el Calderón, el Real Madrid jugaba ante el Villarreal. Algunos de los jugadores de la plantilla decidió ver el partido y otros no, como Leo Messi, quién se fue con su familia. Seguro que más de uno estaría ya sacando el champan de la nevera tras ver aquel 2-0 a favor del conjunto amarillo, pero de nuevo la fiesta se les chafó ¿La razón? Otra remontada del mejor equipo del mundo y como siempre, todo bajo la eterna lupa de las ayudas arbitrales con el Real Madrid. Un clásico del llorar, especialidad de la casa culé. El primero en dejar constancia fue Piqué en Twitter con un mensaje estudiado pero que de nuevo volvió a dejarle en el más absoluto de los ridículos. Habría que recordarle al bueno de Piqué que él y su Barcelona tienen lo suyo y que harían bien en callar y ceñirse a intentar jugar a algo, aunque pinta complicado...¡sin que les ayuden los árbitros!

El central no es el único que piensa así, la diferencia es que los demás compañeros no lo dicen de forma pública y prefieren dejarlo en un círculo más cerrado, según Marca. La típica frase del "así también remontó yo" es la más utilizada en un vestuario que ya no sabe qué hacer para intentar desestabilizar a un Real Madrid al que los árbitros maltratan de forma bestial. 

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información