Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Barça, ¿por qué no presumes ahora de La Masía?

  • La Masía se ha convertido en un recurso residual para el Barcelona, que no se fija en su cantera
Montaje Messi y la Masia no se toca Montaje Messi y la Masia no se toca
La Masía FOTO: DC
Marta Hernando Marta Hernando

Hace mucho tiempo ya que el Barcelona presumía que La Masía era la mejor cantera de todos los tiempos y de que la cuidaban con esmero para crear estrellas mundiales, pero en los últimos tiempos la realidad muestra que desprecian a sus canteranos y que solo fue un golpe de suerte.

Decían que el Barcelona era el ejemplo de cómo crear estrellas en su cantera, pero La Masía tuvo un golpe de suerte al hacer coincidir a varios canteranos en el primer equipo y que destacasen.

El problema es que esos canteranos se han ido apagando o, directamente, se han ido y ahora la realidad demuestra que el Barcelona no cuenta con sus canteranos y se han convertido en eso que decían que era poco menos que el diablo, un club de cartera.

Ahora que el Barcelona solo ha ganado la Copa del Rey y la afición pide una limpieza en la plantilla los culés miran a La Masía y se encuentran con que no hay nada decente que les ilusione y que pueda tapar los huecos que hay.

De hecho, la prensa culé solo habla de nombres de jugadores criados en otras canteras y en otros países para reforzar la plantilla, y eso que decían que La Masía era un ejemplo para el resto del mundo.

Pero es que, incluso, algunos de sus mejores canteranos han preferido tomar la puerta de salida, como Mboula, que se ha ido al Mónaco porque ve que es imposible llegar al primer equipo, en el que ya solo priman los fichajes millonarios de jugadores de fuera.

El resumen es que la suerte hizo coincidir en una misma hornada a unos cuantos canteranos brillantes en el Barcelona, pero ahora que hay que seguir con el trabajo se ve que no saben cómo hacerlo.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información