Así le ha faltado el respeto Piqué al Rey

  • El jugador del Barcelona dejó frases de todos los colores en su comparecencia
Ramos, Piqué Ramos, Piqué
Piqué, con Ramos
Defensa Central Defensa Central

El central del Barcelona volvió a la carga con una nueva aparición pública y en esta ocasión no dudó incluso en faltarle al respeto al Rey. Dijo que no vio su mensaje por televisión porque estaba jugando a las cartas.

Un ejemplo más de la poca vergüenza que tiene un personaje de la talla de Piqué. En plena concentración de la selección española, donde acudió pese a sus últimas declaraciones tras el partido del Barça en las que incluso se echó a llorar cuando se puso a hablar de Cataluña, el central no ha dudado en salir de nuevo ante los medios para hablar sin tapujos.

Lo último es la falta de respeto que no le ha importado lo más mínimo hacerle al Rey de España. El jefe del estado emitió un mensaje por televisión después de lo acaecido el pasado domingo para pedir tranquilidad y unidad y Piqué admitió que ni siquiera vio este mensaje… ¡porque estaba jugando a las cartas! “No pude ver el mensaje del Rey ayer, se me pasó jugando a la pocha”, admitió.

Esa ha sido tan sólo alguna de las perlas que ha dejado en la rueda de prensa de hoy donde incluso se ha mostrado convencido de poder darle la vuelta a la opinión de todos aquellos que le silban: “Yo cogería a toda la gente que me silba en el estadio, los pongo a cenar en una mesa y no me silbarían más”.

También se atrevió a hablar de algo con mucho morbo, como que España ganase un Mundial con un gol suyo en la final: “Vaya morbo. Hay algún periodista radical que creo que no le gustaría”, apuntó echando balones fuera y las culpas a los medios, como en él es habitual.

Además, no se plantea ni por asomo ahora dejar la selección pese a que sabe que tiene a casi todo el país en su contra y que será tremendamente silbado en cada partido que juegue: “Irme ahora sería darle la razón a los que me silban. No les voy a dar ese lujo. Me he planteado seguir en la selección después del Mundial, no quiero irme por la puerta de atrás”. Y volvió a la carga con la política: “Cataluña es el hijo de 18 años que se quiere ir de casa. El gobierno de España tiene que sentarse y dialogar o el hijo se le va”.

Además, fue cobarde y evitó posicionarse abiertamente como independentista pese a todo lo que ya ha dicho: “No diré si soy independentista o no. No puedo decantarme, soy una figura global y juego al fútbol. Mis hijos son colombianos, libaneses, catalanes y españoles”.


¿Hará estallar el independentismo al Barça?

El independentismo parece que va a terminar por romper y resquebrajar al Fútbol Club Barcelona del todo. Lo sucedido el pasado domingo, con la celebración del referéndum ilegal en Cataluña, sigue causando estragos también en el club culé que hizo el más absoluto de los ridículos al disputar el choque ante Las Palmas a puerta cerrada por el capricho de su presidente.

Fueron muchos los aficionados, llegados incluso desde otros países tan sólo para poder presenciar el partido en directo, que se quedaron a las puertas y sin poder ver a su equipo y que por culpa de la decisión de la directiva blaugrana tuvieron que quedarse sin poder acceder al Camp Nou.

Y es que tal y como informa Marca, desde este domingo la directiva y gran parte de la plantilla ha pasado a estar en el punto de mira de un buen sector de la afición. El independentismo va a terminar por condenar al Barça, que siempre se proclamó ‘Mes que un club’ pero que muchos consideran que el fin de semana se pasó estos ‘valors’ por el más absoluto forro.

Ante los hechos sucedidos en Cataluña, una buena parte de la afición consideraba que el partido no debía haberse disputado, y eso es precisamente lo que pretendía la directiva del Barça y algunos futbolistas entre los que estaban Piqué y Sergi Roberto. Sin embargo, los planes se le torcieron una vez más al Barça, que no pudo saltarse las normas a sus anchas y tuvo que bajarse los pantalones.

La LFP le dejó bien claro al Barça que si suspendía el partido perdería seis puntos, y a eso no estaba dispuesta la directiva, que tuvo que comerse sus intenciones y jugar el partido, a puerta cerrada eso sí porque se les antojó. Es decir, traicionaron sus principios y los independentistas piensan que no se tendría que haber jugado el partido.

REPORTAJES - DEFENSA CENTRAL
REPORTAJES - DEFENSA CENTRAL