El PSG se sale con la suya...y lo de Neymar se complica

  • Pese a que se ha quedado sin sanción por parte de la UEFA, el club está obligado a vender para no ser investigado de nuevo
Neymar y Al-Khelaïfi Neymar y Al-Khelaïfi
Al-Khelaifi junto a Neymar en la presentación del jugador
DefensaCentral DC6 DefensaCentral DC6

El PSG se ha librado de una sanción que parecía ser ejemplar por el hecho de no cumplir con el Fair Play Financiero tras las llegadas de Neymar y Mbappé. La Comisión de Investigación de clubes de la UEFA ha emitido su fallo en esta cuestión aunque avisa; el club deberá vender por cerca de 40 millones para no ser de nuevo investigado y quizás no tendrá tanta suerte.

Seguramente no había demasiadas esperanzas en que el PSG fuese a ser sancionado por la UEFA en relación al cumplimiento o no del famoso Fair Play Financiero. Resultaría casi irónico que un equipo cuyo propietario es un estado donde se celebrará el próximo Mundial reciba un castigo por un organismo que rige el fútbol.

Finalmente La Comisión de Investigación de clubes de la UEFA ha emitido su resolución en relación a la investigación que sufrieron por inflar supuestamente, algunos contratos relacionados con patrocinios de empresas provenientes de Catar. No hay sanción según cita el fallo porque: "El resultado de equilibrio del club, sobre la base realizada por asesores externos independientes, permanece dentro de una desviación aceptable para los ejercicios financieros que finalizan en 2015, 2016 y 2017". Pero esto no termina aquí ya que la UEFA recuerda que el PSG deberá vender por lo menos por valor de 40 millones sino quieren sufrir otra investigación de la que tal vez no saldrían tan bien parados.

Estas ventas irían destinadas al hecho de tener que hacer frente al pago de los primeros plazos del fichaje de Mbappé (180 millones pagó el PSG al Mónaco), sumado al coste de Neymar (222 millones) y los gastos del club en los fichajes del pasado verano. Se vienen días duros en Paris para hacer números y que todo cuadre, de momento parecen haber evitado la cornada, pero un paso en falso y el toro les puede terminar pillando.