Lisboa marcará un antes y un después

El Real Madrid se juega algo más que la 'Décima' Copa de Europa


cuandonohaya

cuandonohaya




Da la impresión que la final de Lisboa marcará un antes y un después. Pase lo que pase, el Real Madrid continuará siendo el Rey de Europa, pero una derrota contra el Atlético supondría todo un golpe histórico en la línea de flotación madridista.

Pero no seamos pesimistas y pensemos en la victoria blanca. Un triunfo que solamente llegará si el ‘Carletto team' vuelve a ser tan solidario como ha sido en la final de la Copa del Rey o en los 180 minutos contra el Bayern de Munich. El Atlético obligará al Madrid a darlo todo, a estar más junto que nunca, a tener una concentración defensiva máxima y, exigirá el trabajo de los 11 jugadores para sacar la final con éxito.

Ancelotti no modificará el 4-4-2 que tanto éxito le ha dado en estos últimos encuentros; Illarramendi tiene todas las ‘papeletas' para sustituir a Xabi Alonso. A su lado estará Luka Modric, con Bale y Ángel Di María en las bandas.  Los 4 centrocampistas tendrán que ocupar mejor que nunca los espacios ante un Atlético que junta a sus 4 medios con suma inteligencia ocupando todo el ancho del campo; los laterales deberán jugar lejos del área de Casillas y los centrales deberán seguir con ‘lupa' los constantes movimientos del ‘omnipresente' Diego Costa.


A partir de ahí, los ‘robos' y la salida en contragolpe puede acabar dándole la victoria al Real Madrid. Un triunfo muy necesario, para conquistar la gloria europea 12 años después, para quitar la ansiedad de la ‘Décima' en el madridismo y para continuar siendo los Reyes de Europa, los Reyes del pasado y los del presente. El Atlético no puede impedirlo. Lisboa debe ser una continuación de la historia madridista en Europa.

 

Puede seguir a Miguel Ángel Díaz en Twitter: @pezdelfutbol

Puede seguir a Defensa Central en Twitter: @defcentral