Descansa en paz

Alberto Pi帽ero Alberto Pi帽ero

En la versi贸n Disney de la historia del Rey Arturo, se presentaba al que supuestamente fuera rey de Breta帽a en el siglo VI y uno de los personajes m谩s m铆ticos de todos los tiempos como un chico m谩s bien marginado. Lejos de la sociedad e incluso apartado por su propia familia, que ni siquiera confiaba en 茅l. Sin embargo, a la hora de sacar la famosa Excalibur de la piedra, el 煤nico capaz de hacerlo era el propio Arturo, ascendiendo al ‘olimpo’ de inmediato despu茅s de tantas penurias. Y algo similar le ha pasado a Van der Vaart en esta temporada, que ha pasado de estar pr谩cticamente desahuciado en verano y apenas gozar de la confianza de t茅cnicos y afici贸n, a ser una figura clave en este Real Madrid.

Mucho se est谩 hablando de Ra煤l despu茅s de que se lesionara en La Romareda -y bien que se lo merece-, pero precisamente porque ese esguince ha eclipsado durante algunos d铆as la actualidad blanca, y porque me da en la nariz que el ‘7’ se recuperar谩 a tiempo, creo que es de recibo darle tambi茅n su homenaje a Van der Vaart. Un reconocimiento que el holand茅s se ha ganado a pulso, por otra parte. La directiva blanca decidi贸 quedarse con Rafael en verano, entre otras cosas, porque el propio futbolista lo pidi贸 para poder quedarse en Madrid y as铆 continuar con el tratamiento m茅dico de su mujer en la capital espa帽ola. Sin embargo, con el paso del tiempo, el ‘23’ blanco ha demostrado que su estancia en la ciudad no era circunstancial, sino que estaba dispuesto a聽 luchar con toda su caballer铆a por hacerse un hueco en este equipo ‘neogal谩ctico’.

En la pretemporada era uno de los descartes habituales, de hecho s贸lo jug贸 cuarenta y cinco minutos en total entre los nueve partidos preparatorios en verano. Y hasta la cuarta jornada no fue siquiera convocado en Liga. Es m谩s, hasta el 17 de octubre (tres meses despu茅s de comenzar a entrenar) no debut贸 como titular, un jugador que hay que recordar que pertenec铆a a la nobleza en el Hamburgo y en la selecci贸n holandesa y que el a帽o pasado deslumbr贸 a propios y extra帽os al comienzo de la temporada mientras que Sneijder estuvo lesionado. Eso s铆, en ese tiempo en el ostracismo, Van der Vaart en ning煤n momento desenvain贸 su espada, sino que se limit贸 a entrenar m谩s duro. Y su gran oportunidad lleg贸 despu茅s del ‘Cl谩sico’ en el Camp Nou, cuando Kak谩 cay贸 lesionado por una pubalgia.

Entonces, con el ‘8’ en la enfermer铆a blanca, fue cuando Van der Vaart destap贸 el tarro de las esencias desde la posici贸n de mediapunta. Su movilidad entre l铆neas, la visi贸n de juego, el derroche de fuerza y esa gran dosis de calidad tanto con el bal贸n en juego como en parado encajaron a la perfecci贸n en el esquema de Pellegrini y, aunque una inoportuna rotura le dejara fuera tres jornadas, el destino quiso que Kak谩 sufriera una contractura en el adductor y que Van der Vaart recuperara su sitio en el once titular apenas diez d铆as despu茅s de reaparecer. Y fue hasta el pasado s谩bado cuando el holand茅s ha ocupado ese lugar, y de una forma notabil铆sima. Su inclusi贸n pas贸 al principio desapercibida, pero con el paso del tiempo se demostr贸 que no es que “hiciera las veces de Kak谩” en el centro del campo como se dec铆a, sino que lo estaba haciendo mejor que el brasile帽o incluso. Definitivamente, ha sido el rey del madridismo desde esa posici贸n de mediapunta… ha nacido ‘Rafael XXIII el incansable’. Descansa en paz ahora, porque te lo has ganado.