Diego Torres sigue haciendo el ridículo