El madridismo os lo pide: ¡llevadnos a Lisboa!

El equipo blanco se juega esta noche en Múnich el pase a la gran final de la Liga de Campeones.





Karim Benzema

No hace ni siete días que el Real Madrid estaba celebrando en el Santiago Bernabéu el haberle ganado al Bayern de Múnich por 1-0 en el partido de ida de semifinales de la Liga de Campeones. Un resultado bueno, aunque no definitivo. Igual si los blancos hubieran estado un pelín más finos en los metros finales el resultado hubiera sido más placentero. Al menos, el objetivo de dejar a cero la portería propia se cumplió. Por eso, hoy le toca a los pupilos de Ancelotti defender esa renta en un país no demasiado amable a nivel de resultados, Alemania.

Posibles alineaciones

Bayern: Neuer, Lahm, Javi Martínez, Dante, Alaba, Kroos, Schweinsteiger, Ribery, Roben, Müller y Mandzukic


Real Madrid: Casillas, Carvajal, Pepe, Ramos, Coentrao, Xabi Alonso, Modric, Di María, Bale, Cristiano Ronaldo y Benzema

Árbitro: Pedro Proença (Portugal)

Estadio: Allianz Arena (Múnich)

Hora: 20.45 (TVE-1)

Y es que el equipo madridista ha visitado territorio teutón dos veces esta temporada. En la primera ocasión ganó 1-6 al Schalke y en la segunda perdió 2-0 en Dortmund. Cualquier madridista estaría encantado con ver la imagen dada en ese primer partido, como también cualquier buen merengón que se precie desearía no volver a intuir una noche como la que pasó el Real Madrid en Dortmund a pesar de llevar una renta de tres goles del partido de ida. Podrá salir un partido similar a alguno de estos o no parecerse en nada, eso ya se verá, pero lo único cierto es que el equipo blanco no puede jugar a defender el 0-0. Sería un suicidio. Y eso el vestuario lo sabe y tiene conciencia de ello.

Bien es cierto que no es obligatorio que el Real Madrid marque gol para clasificarse para la final de Lisboa. Oficialmente no lo es. Pero sí que se intuye de manera extra oficiosa que si el equipo blanco quiere optar a ganar la Décima se necesitará, al menos, marcar un tanto esta noche en el Allianz Arena de Múnich. Y ese es el mensaje que tiene clavado en la piel el vestuario madridista, el de marcar al menos un gol. Y si pueden ser más, mejor. Todo ello contando con hacer un partido muy sacrificado a nivel defensivo y confiar en que los Cristiano Ronaldo, Bale, Benzema y compañía puedan golpear antes de que lo haga el Bayern. Marcar un gol antes que los alemanes sería un jarro de agua fría para un estadio que, como dijo Rummenigge, no sabemos si arderá, pero que le puede dar al Real Madrid el pasaporte para jugar una final de Champions después de 12 años sin hacerlo. El madridismo se lo merece.