Ir a versión clásica Ir a versión móvil
23 diciembre 2016

El precedente que augura 'sangre, sudor y lágrimas' al Madrid

  • Los blancos ya se midieron al Sevilla de Sampaoli en la Supercopa de Europa
Dani Carvajal, Supercopa de Europa Dani Carvajal, Supercopa de Europa
Final sufrida que el Real Madrid se llevó gracias a un gol en el descuento FOTO: Getty Images
Jaime de Carlos Jaime de Carlos

El Real Madrid ya ha empezado a mentalizarse que tendrá uno de los inicios de año más duros de los últimos tiempos con el triple enfrentamiento que le espera ante el Sevilla. El equipo andaluz siempre es un rival muy complicado, pero esta vez su dificultad se amplía por el magnífico estado de forma que atraviesa.

El cuadro hispalense ya era de por sí una 'roca' en la época de Unai Emery en el banquillo. Tres Europa Leagues consecutivas así lo atestiguan. Pero con la salida del vasco se ha producido un profundo cambio en el club, ya que ahora es el argentino Jorge Sampaoli el que lleva sus riendas. De hecho, los primeros meses no fueron nada sencillos, pero una vez que los jugadores se han acostumbrado al estilo de juego arriesgado y osado del entrenador, todo ha empezado a ser mucho más fácil para el equipo.

Y es que el Sevilla de hoy es muy diferente al que el pasado mes de agosto se enfrenó al Real Madrid en Trondheim (Noruega). Entonces estos dos equipos se disputaron la Supercopa de Europa en un partido muy equilibrado que estuvo marcado por las bajas merengues y por la épica que tuvo que ponerle para llevarse la victoria. Zidane afrontó este choque con las bajas de jugadores clave como Cristiano, Bale, Kroos o Pepe, así como por los problemas físicos de Karim Benzema.

En consecuencia, tuvo que recurrir a un once novedoso en el que estaban jugadores como Asensio, Kovacic, Isco o Morata. Y la apuesta no le salió mal, aunque hubo que sufrir para acabar logrando el título. Un golazo de Asensio abrió el marcador en la primera parte, pero antes del descanso igualó Franco Vázquez. Y en la reanudación Konoplyanka (quien ya no está en el Sevilla) puso por delante a los suyos tras un inocente penalti de Sergio Ramos.

Así que tuvo que ser el propio capitán el que lograra la igualada en el tiempo de descuento para llevar el partido a la prórroga. Y ahí decidió Carvajal gracias a un golazo partiendo desde el centro del campo y ganando por velocidad y ganas a todos sus rivales. Quedaban solo dos minutos del partido y el Madrid lograba su objetivo de alzar la Supercopa. Pero también se llevaba un serio aviso de lo duro que es competir con un equipo entrenado por Sampaoli. No en vano, ahora el Sevilla tendrá una ocasión 'pintiparada' para buscar la venganza, por lo que se avecinan curvas para el flamante nuevo campeón del mundo.
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información