Ir a versión clásica Ir a versión móvil
03 febrero 2017

Zidane busca ‘cerebro’ para Vigo

  • El francés no podrá contar ni con Kroos ni con Modric
Zidane en el banquillo Zidane en el banquillo
Zidane
Alejandro Albaladejo Alejandro Albaladejo

El Real Madrid tendrá para Vigo la baja segura de Toni Kroos y la más que probable de Luka Modric. El croata, aunque se viene ejercitando con sus compañeros en los últimos días, seguramente se quede en la capital de España y tampoco esté en el choque de este domingo. Por eso, Zidane tendrá en encontrar un 'cerebro' para la medular que pueda suplir de alguna forma las ausencias de dos de los jugadores más importantes para el francés.

La semana pasada Toni Kroos vio la quinta tarjeta amarilla, por lo que su participación en el partido frente al Celta de Vigo de este domingo está descartada. El alemán cumplirá sanción este fin de semana y se une así a la ausencia, más que probable, de Luka Modric. Con estos dos condicionantes jugará el equipo de Zidane en Balaídos, estadio en el que hace 10 días cayeron eliminados de la Copa del Rey.

En el momento en el que Kroos vio la tajerta amarilla frente a la Real Sociedad, Zinedine Zidane empezóa darle vueltas a la cabeza pensando quién podría ser el jugador que llevara la manija en el centro del campo. Hasta ahora, Zizou ha sabido suplir a la perfección las bajas de Modric o de Kroos, pero encontrar la fórmula para que se note lo menos posible sus ausencias es más complicado.

Luka Modric y Toni Kroos son los dos jugadores que le dan sentido al juego del Real Madrid. Las dos brújulas que guian al equipo desde el centro del campo. Tanto el uno como el otro son indiscutibles, de ahí Zizou tenga que reajustar muchas cosas para el partido frente al Celta de Vigo. En principio, Kovacic será titular junto a Casemiro. El croata se ha ganado la confianza de Zizou con partidos espectaculares, como el de la semana pasada ante la Real, y si todo transcurre con normalidad jugará de inicio.

La duda está en el futbolista que acompañará a Kovacic y Casemiro. Para ese puesto hay tres candidatos. Isco, James Rodríguez y Marco Asensio. Los tres son de un perfil parecido. Todos ellos con mucha clase y calidad. El malagueño parte con ventaja. el '10' acaba de salir de una lesión. De hecho se reincorporó al grupo a principios de semana después de estar fuera mucho tiempo.

Asesio también tendría opciones de ser ese tercer centrocampista, aunque por lo visto hasta la fecha, a Zidane le gusta utilizar al ex del Mallorca en posiciones más adelantadas. Por eso, el jugador que más 'papeletas' tiene para jugar frente al Celta es Isco, que además estar en la dinámica del equipo es posiblemente el que más capacidad tiene de los tres para generar juego.

Zidane ha demostrado en muchas ocasiones que confía en todos y cada uno de los 24 futbolistas que tiene a su disposición. Nunca se ha quejado de las lesiones y ha intentado, normalmente con éxito, que el equipo se resienta lo menos posible. Lo cierto es que el cuadro merengue ha sufrido una plaga de lesiones esta temporada y el francés ha superado con nota cualquier adversidad.

Ahora parece que en el Real Madrid empiezan a ver la luz al final del túnel. La enfermería se va vaciando. De hecho tan solo quedan al margen del equipo Dani Carvajal y Gareth Bale, que se espera comiencen a entrenar con el grupo en las próximas fechas. El último 'reto' que le queda a Zidane antes de contar de nuevo con todo su plantel es encontrar a ese jugador para el centro del campo que logre hacer el trabajo que hacen tanto Luka Modric como Toni Kroos.

A partir de la jornada siguiente, Zinedine Zidane ya tendrá a su disposición y en plenas condiciones al croata, que ya ha dejado atrás la sobrecarga que asustó a todo el madridismo y en el caso de Kroos, una vez que cumpla sanción por acumulación de tarjetas, regresará al once titular del que solo se ha caído cuando estuvo lesionado.

Cuando Zidane se hizo cargo del equipo, uno de sus favoritos era precisamente Isco y aunque cn el paso de los meses haya perdido algo de protagonismo, el preparador galo sabe que el malagueño puede ser ese jugador que el equipo necesita para ganar ante el Celta.

En las últimas fechas se viene hablando mucho del futuro de Isco y el partido de Balaídos puede servirle al andaluz para reivindicarse en cierto modo. Acaba contrato en 2018 y de momento la renovación no llega y los rumores sobre su posible salida de Chamartín son constantes. Este fin de semana tendrá la oportunidad de demostrar que debe seguir muchos años más en el Real Madrid.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información