Ir a versión clásica Ir a versión móvil
11 febrero 2017

El posible premio para el Madrid en Pamplona

  • Los blancos suelen ganar la Liga cuando vencen en El Sadar
Morata en el encuentro ante el Osasuna Morata en el encuentro ante el Osasuna
Morata en el Real Madrid-Osasuna de Liga
Miguel Ángel Díaz Miguel Ángel Díaz

Al Real Madrid le toca visitar a Osasuna en uno de esos días marcados en rojo en el calendario. El partido en el estadio de El Sadar no es, ni mucho menos, una final para los madridistas pero una victoria sí podría ser muy identificativa de cara al resto de la Liga. Y es que, cada vez que los merengues son capaces de conquistar los tres puntos en el estadio navarro, la Liga está mucho más cerca. Así ha ocurrido en las tres últimas temporadas y así pretende que pase el Real Madrid de Zinedine Zidane en esta ocasión. La plantilla vuelve al fútbol 13 días después del último encuentro jugado con muchas ganas de recuperar la sensación de la victoria.

El idilio con el antiguo Reyno de Navarra se inició en la ‘Liga de las Remontadas’. Por entonces, en la primera vuelta, el Madrid se impuso 1-4 a Osasuna con 4 grandes goles del holandés Ruud Van Nistelrooy. Aquella Liga se recuerda todavía en el madridismo como una de las más épicas de la historia. El Madrid remontó cinco puntos de desventaja en las últimas jornadas de manera agónica, ganando encuentros casi en el último segundo y cantando el ‘alirón’ en la última jornada contra el Mallorca en el Santiago Bernabéu.

La racha de victorias continuó en El Sadar comenzó en la temporada 2007-2008. La Liga estaba prácticamente decidida para las huestes madridistas pero había que ponerle la guinda final. El partido en El Sadar llegaba en un buen momento; si el equipo blanco ganaba era campeón de manera matemática y así fue. Pero no fue sencillo, ni mucho menos. De hecho, el Real Madrid tuvo que ‘tirar’ de épica’ para llevarse los tres puntos al ‘saco’.



Osasuna se adelantaría a falta de 10 minutos gracias a un tanto de Puñal de penalti. Heinze disputó los últimos minutos con la mano ensangrentada pero los tradicionales ‘bemoles’ del Madrid salieron a relucir. Primero Robben de cabeza empataba el encuentro. Otro equipo se hubiera dado por satisfecho pero el Real Madrid quería más. Y así fue, Gonzalo Higuaín desató la euforia…

El argentino recogió un gran pase de Sergio Ramos para controlar con el pecho y batir de fuerte derechazo al guardameta de Osasuna. El banquillo madridista saltó en bloque, Schuster celebró el tanto como un ‘cosaco’ y los merengues se proclamaban campeones de Liga por segundo año consecutivo.

En la temporada 2011-2012, el Real Madrid de Mourinho también consiguió un triunfo de mucho prestigio y de ‘valor’ liguero en el estadio osasunista. Y lo hizo con contundencia, goleando y realizando una primera parte estratosférica. Cristiano Ronaldo e Higuaín con un ‘doblete’ y Benzema con uno de los goles de su ‘vida’ cerraron un marcador que terminaría con 1-5 a favor de los madridistas.

Desde ese momento, el equipo de Mourinho ya fue imparable, los blancos dejarían los ‘pinchazos’ a un lado y el campeonato terminaría del lado madridista con dos jornadas de adelanto. Cristiano Ronaldo terminó de sentenciar la conquista liguera en el Camp Nou.

Hoy, en un estadio tradicionalmente hostil, el Madrid quiere poner en su sitio al Barcelona. Los culés han metido presión al equipo madridista consiguiendo los 3 puntos en Mendizorroza pero los de Zidane no se han dejado amedrentar. Pese a tener dos partidos menos, el actual líder del campeonato quiere seguir aventajando y mandando en la clasificación.

Pamplona supone el pistoletazo de salida para un mes de febrero de ‘locos’. De hecho, los madridistas solamente pisarán una vez el Santiago Bernabéu en las dos próximas semanas. Tras jugar contra Osasuna, a los madridistas les esperarán también salidas muy complicadas contra Valencia y Villarreal. Como se suele decir, las ‘Ligas’ se ganan o se pierden en campos como el del actual colista.

Eso es lo que ha logrado el Real Madrid en los últimos tiempos; cada triunfo en la capital navarra ha supuesto una alegría casi en forma de título para los blancos. Pasó en 2007, sucedió en 2008 y se repitió en 2012. El Madrid está ‘on fire’, solamente ha perdido un encuentro de Liga en el último año liguero y no quiere bajar el pistón. Pero, eso sí, tal y como ha dicho Zidane, la clave es la intensidad, sin ganas y esfuerzo ni siquiera se le gana al colista…

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información