Ir a versión clásica Ir a versión móvil
11 febrero 2017

El Madrid por fin retomó el pulso visitante

  • El equipo blanco no ganaba a domicilio en Liga desde la victoria en el Vicente Calderón del 19 de noviembre.
Sergio Ramos, Cristiano Ronaldo, abrazo Sergio Ramos, Cristiano Ronaldo, abrazo
Cristiano y Ramos
Raúl Gutiérrez Raúl Gutiérrez

Ganar a domicilio siempre es importante para poder conseguir los objetivos en Liga. El Real Madrid visitaba este sábado al colista con esa intención, pero con antecedentes negativos a domicilio. Y es que los blancos llegaban después de encadenar un empate y una derrota lejos del Bernabéu.

El Real Madrid se presentaba en El Sadar con la intención de lograr ante el Osasuna su primera victoria a domicilio en Liga en casi tres meses. Las circunstancias han querido que el Madrid tuviera la mitad de ocasiones que el resto de equipos de sumar victorias fuera de casa, debido a los dos partidos aplazados que tiene ante el Valencia en Mestalla y ante el Celta en Balaídos.

De este modo, el conjunto merengue no conseguía ganar un partido fuera de casa desde que ganó al Atlético de Madrid en el derbi del Calderón, el 19 de noviembre. Después de eso, había disputado sólo dos encuentros más lejos de casa: ante el Barcelona en el Camp Nou, sumando un empate, y ante el Sevilla en el Pizjuán, en el choque que supuso la primera derrota del Madrid esta temporada.

Desde que Zidane tomó las riendas del equipo, el Real Madrid nunca había encadenado más de dos partidos sin ganar a domicilio. Así, el conjunto merengue esperaba que a la tercera fuera la vencida y retomar por fin el pulso ganador fuera del Bernabéu ante Osasuna. Así fue, victoria que permite al Madrid seguir mirando a sus rivales por el retrovisor incluso a falta de disputar sus dos choques aplazados.
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información