Ir a versión clásica Ir a versión móvil

La rutina en Champions, vital para llegar a Cardiff

  • El Real Madrid no alterará su preparación y por lo tanto no pisará el Calderón hasta el momento del partido
Real Madrid, Entrenamiento, Champions Real Madrid, Entrenamiento, Champions
Entrenamiento del Real Madrid previo al partido ante el Atlético de Madrid
Carlos Muñoz Carlos Muñoz

El Real Madrid afrontará la posibilidad de llegar a su segunda final de Champions consecutiva y para ello toca librar el último duelo en el Calderón. Un estadio que el conjunto de Zidane no pisará hasta el mismo miércoles el día del partido. El francés no alterará en absoluto sus planes previos a un partido tan importante.

Quedan poco más de 48 horas para que el balón ruede en el Vicente Calderón y salga el otro finalista de esta Champions, y todo parece indicar que será el Real Madrid quién de nuevo repita cita en la competición continental. Las horas previas al choque serán cruciales para controlar sobre todo la tensión y los nervios previos a un partido de la importancia del próximo miércoles.

En este sentido, el Real Madrid ha decidido apostar por la tranquilidad y no variar para nada sus planes de concentración, tal y como lleva haciendo toda la Champions. Esto quiere decir por tanto que el campeón de Europa no ejercerá su derecho a entrenar en el Vicente Calderón el día antes del partido, algo que por ejemplo si hizo el Atlético de Madrid en la ida. Todo seguirá por tanto el orden habitual en Champions; este martes a partir de las 11:00 se realizará el último entrenamiento, posteriormente alrededor de las 13:00 comparecerán tanto Zidane como un jugador de la plantilla y todo en la ciudad deportiva de Valdebebas. Más tarde los jugadores acudirán al Santiago Bernabéu para dejar sus coches y de ahí concentrarse en la ciudad deportiva hasta que llegue el momento del partido.

Zidane quiere calma y tranquilidad, como si fuera un partido más de los muchos que lleva el equipo a sus espaldas, no quiere que entre la precipitación y el nerviosismo porque saben que a pesar de la renta del 3-0, tocará sufrir. La forma de operar de Zidane contrasta con la de Simeone que si utilizó su derecho a entrenar en el Bernabéu y de hecho dejó la anécdota cuando el Profe Ortega solicitó al jefe del cuidado del césped, Paul Burguess, que regara el campo pese a que no había razón para ello. Maneras distintas de encarar una semifinal de Champions que puede encumbrar a unos y amargar a otros.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información