Ir a versión clásica Ir a versión móvil

La Liga, más cerca que nunca: goleada de campeón

  • El Real Madrid se impuso por 1-4 al Celta y sólo necesita un empate en la última jornada en Málaga para ganar el título.
Marcador Marcador
Celebración del Real Madrid FOTO: DC
David Jorquera David Jorquera

El Real Madrid ya sólo necesita un punto en el último partido de la temporada para ganar esta Liga. Los de Zidane se impusieron por 1-4 al Celta en Vigo y tienen el campeonato a tiro de piedra. Cristiano Ronaldo, con dos goles, volvió a ser el gran protagonista del encuentro. 

Ganas al Real Madrid

Nunca sabremos si la extra motivación con la que el Celta  y su afición recibían al Real Madrid sólo respondía a una cuestión deportiva o si la animadversión tenía algún otro componente que se nos escapa al resto de los mortales. Lo cierto es que sólo habían pasado 10 segundos de partido y Cristiano Ronaldo ya estaba recibiendo la primera patada. Así, sin anestesia.

Buen inicio blanco

El Real Madrid entró mejor al primer acto de lo que lo terminó. Comenzó teniendo más la pelota, con Kroos y Modric más preocupados de crear que de destruir, con Marcelo ejerciendo más de extremo que de lateral y con Benzema cayendo más abajo para distribuir el balón y descongestionar la zona de tres cuatros del terreno de juego.

Cristiano, golazo

No tardaron mucho los de Zidane en darle rúbrica a ese buen inicio en forma de gol. Un intento de jugada por parte de Isco en la banda izquierda terminó con un balón rechazado hacia la frontal para Cristiano Ronaldo. El portugués se colocó el esférico a su pierna ‘mala’, la izquierda, y se sacó un misil que se coló junto al palo izquierdo de la portería de una estatua llamada Sergio Álvarez. Un golazo que no hacía sino confirmar que el Cristiano de final de temporada le saca varios cuerpos de ventaja al que inició la campaña. Rotaciones, descansos…la pócima de este éxito.

El Madrid pasó a defenderse

Con el equipo blanco con ventaja, y después de asimilar durante algunos minutos el golpe del gol, al Real Madrid le tocó ponerse a defender. El Celta agarró el balón y ahora eran los de Zidane los que tenían que perseguirlo para evitar que les cayera algún gol. Keylor estuvo bien despejando un lanzamiento de falta con peligro muy cerca de la frontal del área del conjunto merengue.

Opción para el 0-2

Bien es cierto que el Real Madrid tuvo una buena opción para poner el 0-2 en una gran contra, con pase de Modric al hueco para Benzema, asistencia del francés al segundo palo, y llegada de Cristiano Ronaldo que si no terminó en gol fue por la aparición salvadora de un defensor del Celta cuando el delantero madridista ya tenía la palabra gol en la comisura de sus labios. 

Otro golazo de Cristiano

Como ya hiciera en el primer tiempo, el arranque del segundo acto volvió a ser dorado para el Real Madrid. Y es que Isco decidió adueñarse de una pelota en el centro del campo, zona en la que trataron de derribarle a base de patadas, y la condujo con tanta clase como mala leche. El malagueño frotó la lámpara para asistir de lujo a la carrera de Cristiano Ronaldo. El portugués, en vuelo, se presentó delante del portero vigués y volvió a utilizar la pierna izquierda para definir de forma exquisita junto al palo derecho. Un golazo con celebración a la altura de la importancia del mismo. El olor a título atufaba a merengue por todos lados. 

Expulsión de Aspas

Después de que el Madrid hiciera un boquete importante en el marcador sólo un tsunami en forma de locura colectiva podía darle vida al encuentro. El colegiado expulsó a Aspas por doble amarilla tras simular el delantero un penalti. Eso encendió a la afición local y a los propios jugadores y supuso un foco de distracción para el equipo de Zidane.

Recorte del Celta

Sorprendentemente, después de quedarse con 10 jugadores el equipo rival, el Madrid tuvo una serie de minutos de ‘empanada’. De hecho, el Celta consiguió incluso acercarse en el marcador después de una pérdida de balón de Isco y un remate de Guidetti que, tras rozar en la bota de Ramos, terminó dentro de la portería de Keylor Navas.

Benzema sentenció

El espejismo apenas duró un par de minutos, el tiempo que dejó el Real Madrid que Celta y Barcelona soñaran con, al menos, un empate del equipo de Zidane. Sin embargo, Karim Benzema, uno de los mejores del equipo blanco sobre el césped, empujaba a la red una gran asistencia de Marcelo y volvía a poner coherencia en el partido y en el marcador con el 1-3. 

Kroos redondeó la goleada

A partir de ahí, el Real Madrid vivió un plácido final de partido. De hecho, los blancos pudieron hacer una brecha en el marcador de no ser por el gran partido del portero del Celta, Sergio, que evitó goles de todos los colores. Eso sí, no salvaría el tanto final de Toni Kroos. El alemán tumbó a un defensa local con un recorte de calidad máxima y definió con la misma tranquilidad con la que se toma un niño una palmera de chocolate. Fue la rúbrica perfecta para una goleada del Real Madrid que tiene sabor a título de Liga. Un empate en Málaga el próximo domingo devolverá el trono nacional al cuadro madridista ¡El sueño del doblete, más cerca!

Ficha técnica

Celta 1: Sergio Álvarez, Hugo Mallo, Cabral, Roncaglia, Jonny, Tucu Hernández, Jozabed (Chelo Díaz 72’), Wass, Iago Aspas, Pione Sisto (Pape 79’) y Guidetti

Real Madrid 4: Keylor Navas; Danilo, Varane, Sergio Ramos, Marcelo; Casemiro (Kovacic 71’), Modric, Kroos, Isco (Asensio 83’); Cristiano Ronaldo (Lucas 83’) y Benzema

Goles: 0-1 Cristiano (10’), 0-2 Cristiano (47’), 1-2 Guidetti (68’), 1-3 Benzema (70’), 1-4 Kroos (88’)

Árbitro: Martínez Munuera. Amonestó a Casemiro, Aspas, Guidetti, Jonny, Hugo Mallo, Ramos, Tucu Hernández. Expulsó a Aspas (62’) y a Marcucci (segundo técnico del Celta).

Estadio: Balaídos. 

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información