Ir a versión clásica Ir a versión móvil

La confesión más vergonzosa de Cicinho

  • El que fiuera lateral del Real Madrid no ha tenido reparo en recordar una anécdota que le ocurrió con David Beckham
Cicinho, Real Madrid Cicinho, Real Madrid
Cicinho en un partido cuando jugaba en el Real Madrid
Carlos Muñoz Carlos Muñoz

Cicinho se ha sincerado en una entrevista para ESPN Brasil en donde recuerda su primer día como jugador del Real Madrid. Además recordó una anécdota muy divertida con Beckham donde desveló algún que otro secreto del jugador inglés.

No todo el mundo puede decir que llegó a compartir vestuario con Zidane, Roberto Carlos, Raúl, Figo, Ronaldo o David Beckham. Cicinho sin embargo si lo puede decir y de hecho durante sus dos temporadas en el Real Madrid (2005-2007) no le faltaron historias curiosas que contar.

Una de ellas la confesó en el programa Bola da Vez, de ESPN Brasil donde habló de su primer día en una concentración, donde le ocurrió una fatalidad con Beckham: "yo coloqué un vaso de zumo en la mesa y se me cayó a la pierna de Beckham, en su traje. Yo bajé la cabeza y pensé 'oh dios, ¿por qué?. Podría haber sido cualquiera, pero tenía que ser en el hombre al que realmente le importa su aspecto'. Porque no le conocía, nunca habíamos coincidido antes. Pero él se levantó y me dijo que no pasaba nada". Precisamente con el inglés tiene una anécdota que duele al bolsillo: "Le dije a David que iba muy bien vestido, y Beckham me dijo el sitio donde compró esa ropa, en la Moraleja. Me dijo que llamaría a su amigo para decirle que iría. Llegué y siendo amigo de Beckham y jugador del Real Madrid, a todos los sitios a los que iba tenía algún descuento en el precio. Me compré una chaqueta de cuero y unos vaqueros y le di mi tarjeta de crédito a la dependienta. Cuando tuve que firmar, le dije “perdona, ¿cuánto cuesta?”. Yo pensaba que iban a ser 2.500€, que era bastante, pero fueron 25.000€”.

Desde luego que fue una compra no apta para todos los bolsillos, pero Cicinho argumentó que: "yo pensé, si no lo compro ella se lo va a decir a Beckham. Pero yo no tenía familia, estaba soltero, sin hijos… y dije qué más da, lo voy a comprar. Me dolió en el corazón y no volví a comprar en esa tienda”. Pagó el pato una vez sólo y nunca más, desde luego que nunca un vaso de zumo salió tan caro.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información