Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Victoria histórica a pesar de un 'robo' descomunal

  • El Real Madrid se impuso por 1-3 al Barcelona en la ida de la Supercopa a pesar de un vergonzoso arbitraje en contra.
Celebración de Cristiano Celebración de Cristiano
Celebración del Real Madrid
David Jorquera David Jorquera

El Real Madrid consiguió una victoria brillante en el Camp Nou por 1-3 en el partido de ida de la Supercopa de España. El espectacular triunfo merengue llegó a pesar de un escandaloso arbitraje en contra, con penalti inventado a favor de los culés y tarjeta roja injusta a Cristiano Ronaldo.

Sin pasillo al Real Madrid

No había muchas dudas, aunque faltaba comprobarlo, de que el Barcelona no iba a recibir al Real Madrid con un pasillo por su reciente Supercopa de Europa. Ambos equipos saltaron al Camp Nou a la par, sin estridencias y sin reconocimiento para los de Zidane. Que cada uno juzgue si fue lo correcto o no.

Estreno de camiseta...¡qué dolor a la vista en un clásico!

Desde el primer momento se vio que a pesar de ser un título oficial los jugadores eran conscientes del momento del año en el que se encuentran. Cristiano volvía a ser suplente en un Real Madrid que jugaba de color azul turquesa, una combinación que en un clásico hacía daño a la vista ¡Cosas del marketing!

Isco, el mejor

El partido se movía a impulsos, por acelerones. Por parte madridista, Isco parecía tener las cosas más claras que nadie, reteniendo la pelota cuando más quemaba y buscando generar peligro cuando se veía con ventaja en los manos a mano con los jugadores del Barcelona. Sin embargo, más allá de las subidas de Marcelo y Carvajal, el malagueño apenas encontraba un apoyo válido.

Kovacic, 'pegándose' con Messi

En el aspecto defensivo veíamos a un Madrid sólido gracias al trabajo habitual de Casemiro y al pundonor de Kovacic, encargado de parar cualquier arrancada de Messi. El croata, seguramente de lo mejorcito de los blancos a la hora de arrancar y esprintar, dio el do de pecho y se partió la cara en una labor tan oscura como necesaria.



Bale tuvo la mejor del primer tiempo

Las ocasiones de verdadero peligro brillaban por su ausencia. Por parte del Real Madrid la mejor la generó un arranque de Isco por la banda izquierda con un posterior remate de Bale que despejó a córner Ter Stegen. En el área blanca, más allá de algún lanzamiento alto o algún despeje de Carvajal y Varane, Keylor Navas apenas tuvo que intervenir para salvar gol alguno durante los primeros 45 minutos. 

Piqué metía la pata...gol del Madrid

Después de una primera parte sosa, sin buenas ocasiones que llevarse a la boca, el inicio del segundo tiempo fue completamente  distinto. El Real Madrid tenía claro que necesitaba marcar al menos un gol fuera de casa. Y lo logró. Lo hizo, además, de una de las formas en la que más puede disfrutar un madridista, ¡con un gol de Piqué en propia meta! Una buena subida de Marcelo por la banda izquierda, con centro al área del brasileño, terminó con Piqué lanzándose al suelo y metiendo la pata hasta el fondo, es decir, desviando el envío del madridista al fondo de su portería. El equipo blanco ya tenía cumplido su objetivo mínimo, marcar.

Carvajal, cerca del 0-2

El 0-1 parecía servir como un golpe dinamizador para el encuentro. De hecho, cinco minutos después del tanto madridista el equipo de Zidane estuvo a un paso de poner el segundo gol en el luminoso. Una buena jugada de Benzema dentro del área, en la que dejó tirado a Piqué, terminó con un pase al segundo palo para la llegada de Carvajal. El remate del lateral lo sacó bajo palos Jordi Alba.

Penalti inventado para el Barcelona

Si lo que había pasado hasta el momento ya empezaba a ser apasionante lo que quedaba iba a tener un vergonzoso protagonista, el árbitro De Burgos Bengoetxea. El colegiado empezó su faena señalando un penalti inventado sobre Luis Suárez en una acción con Keylor Navas. Messi aprovechó el regalo del colegiado para poner, de penalti, el empate.

Golazo de Cristiano

Pero lo mejor estaba por llegar en todos los sentidos. Cristiano Ronaldo, que había salido minutos antes al partido, marcaba un golazo brutal por la escuadra en un contragolpe de lujo del Real Madrid. El portugués encaró a Piqué, se puso el balón en su pierna buena, y la clavó como un cuchillo en la mantequilla. Golazo con celebración sin camiseta. Le costó una tarjeta que, aunque en ese momento parecía anecdótica, el colegiado la transformó en una puñalada mortal poco después.

Vergonzosa expulsión de Cristiano

Y fue mortal porque, con el Madrid ganando 1-2, el colegiado se sacó de la manga una expulsión vergonzosa a Cristiano Ronaldo. El portugués se marchaba hacia el área culé y, mientras forcejeaba con Umtiti, cayó al suelo. Nada más. Sin embargo, el árbitro vasco decidió sacar su cara por televisión más de lo esperado expulsando al portugués con una tarjeta amarilla denigrante ¡El escándalo era mayúsculo!

Asensio, golazo bestial para cerrar el partido

Al Real Madrid le habían expulsado a un jugador y le habían señalado un penalti en contra lamentable. Y pese a ello, los de Zidane sacaron coraje, ganas y calidad. Marco Asensio, en una nueva contra, se sacó un disparo desde fuera del área bestial, a la escuadra de la meta del Barcelona, que entró de forma imperial por toda la escuadra. El 1-3 fue toda una realidad a pesar del robo que habían sufrido ¡El sueño del sextete, aunque los árbitros se empeñen en evitarlo, está más vivo que nunca!

Ficha técnica

Barcelona 1: Ter Stegen, Aleix Vidal, Piqué, Umtiti, Jordi Alba, Rakitic, Busquets, Iniesta (S.Roberto 67’), Messi, Suárez y Deulofeu (Denis Suárez 58’)

Real Madrid 3: Keylor Navas, Carvajal, Ramos, Varane, Marcelo, Casemiro, Kroos, Kovacic (Asensio 67’), Isco, Bale (Lucas 79’) y Benzema (Cristiano 57’)

Goles: 0-1 Piqué (p.p 48’), 1-1 Messi (p.76’), 1-2 Cristiano (79’), 1-3 Asensio (89’)

Árbitro: De Burgos Bengoetxea. Amonestó a Casemiro, Piqué, Messi, Bale, Carvajal, Busquets. Expulsó a Cristiano (84’)

Estadio: Camp Nou.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información