Ir a versión clásica Ir a versión móvil

El árbitro que expulsó a Ramos en Riazor...¡se cagó con Messi!

  • El ejemplo más evidente del diferente rasero arbitral que tiene el Real Madrid con respecto al Barcelona.
Comparación Ramos-Messi Comparación Ramos-Messi
Expulsón Ramos y Messi, de rositas
Rubén Gómez Rubén Gómez

No por ser algo ya habitual debemos dejar de denunciarlo. Los arbitrajes de la Liga machacan al Real Madrid y favorecen al Barcelona. Ahí están los datos, las imágenes y las pruebas para el que las quiera consultar y enterarse bien de lo que sufren los madridistas cada fin de semana.

El último ejemplo lo tenemos en la expulsión de Sergio Ramos en Riazor. La segunda amarilla es de chiste. Un salto normal, sin maldad alguna, sin intención de golpear con el codo al contrario. El que ha jugado al fútbol toda la vida sabe que eso es una falta sin más, de las que se producen cientos de veces cada fin de semana en los campos de las diversas categorías de este deporte.

Sin embargo, para el colegiado González González fue la puntilla que necesitaba para quitarse de encima a Ramos, no sólo para el final del partido de Riazor, sino para la próxima jornada, en la visita del Valencia al Bernabéu.

La situación podría quedarse  sólo en vergonzosa si no tuviéramos como ejemplo la forma en la que este mismo árbitro se ‘cagó’ ante Messi la pasada temporada, perdonándole la expulsión hasta en tres ocasiones en un partido de Copa del Rey de los culés en San Sebastián ante la Real Sociedad.

El jugador culé recibió una amarilla por pérdida de tiempo a la hora de sacar una falta y, a partir de ahí, tuvo barra libre para que González González le diera carta blanca para saltarse el reglamento en tres acciones.

La primera de ellas fue justo a la retirada al túnel de vestuarios de los equipos. Messi, que estaba enfadado por la amarilla recibida, protestó al colegiado de forma evidente. González González se hizo el ‘sueco’ y no se atrevió a castigarle con la segunda. Más tarde, el argentino del Barcelona  impedía el saque de una falta de Illarramendi, cortando el saque del jugador vasco. Una evidente cartulina que el árbitro le perdonó porque le salió de las narices. El árbitro remató la faena indultando a Messi tras un choque con un contrario en la recta final del partido.

¡Tres amarillas perdonadas en apenas 45 minutos y que le hubieran costado la expulsión! ¿Todavía hay alguien que no vea que Barcelona y Real Madrid juegan una Liga arbitral completamente distinta? ¡Nosotros no nos vamos a cansar de denunciarlo, estamos hartos!

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información