El central que ha elegido el Madrid para reforzar la zaga

El Real Madrid sigue de cerca al central del Atlético de Madrid José María Giménez, que acaba contrato en junio de 2018


Varane y Zidane

Varane y Zidane




Se trata del joven central uruguayo del Atlético de Madrid José María Giménez. El defensa colchonero gusta mucho en el Madrid y finaliza contrato con el equipo vecino en junio de 2018.

El charrúa está en conversaciones con el Atlético para renovar, pero todavía no ha firmado nada. El Madrid ya ha tanteado al entorno del jugador de 22 años, que podría salir por una cantidad reducida o prácticamente gratis dado que finaliza contrato.

Zidane vería con buenos ojos la llegada de Giménez el próximo verano, ya que parece que el técnico francés no quiere incorporar a ningún jugador en el mercado invernal si no es una cuestión de auténtica necesidad.

La otra opción que gusta en Concha Espina es la de Lucas Hernández, hermano de Theo. El también central colchonero tiene una cláusula de 55 millones de euros y el Atlético no parece dispuesto a negociar. Aunque sería una cantidad muy superior a la de Giménez, el precio del joven central francés no es descabellado tal y como está el mercado.


Obligados a reaccionar, obligados a dar la cara


Los jugadores del Real Madrid están obligados a reaccionar y dar la cara este miércoles (20.45/beIN Sports) ante el Tottenham Hotspur en el mítico estadio de Wembley en la cuarta jornada de la fase de grupos de la Liga de Campeonesdespués de la dolorosa derrota del domingo en Girona en Liga.

El Real Madrid visita por primera vez en su historia el estadio de Wembley, uno de los más míticos del fútbol mundial, pero lo hace con la obligación de mostrar su mejor cara después de la mala imagen que se dio el domingo ante el Girona en el estadio de Montilivi en la Liga.

El palo de Girona fue muy duro, no por el resultado en sí, que también, sino por la imagen que los jugadores dieron sobre el terreno de juego, a excepción de Isco, y por eso el duelo de este miércoles es todavía más importante de lo que ya era porque ambos equipos se juegan la primera plaza del grupo.

Las críticas al Real Madrid han sido voraces y entre el madridismo la sensación era de enfado, pero los jugadores se agarran a la especial relación del club con la Copa de Europa para dar la vuelta a la tortilla y sumar una victoria que aplaque los nervios tras lo ocurrido en Girona.