Pochettino le da un 'bofetón' al interés madridista

El argentino asegura que está encantado en el Tottenham


Pochettino no se ve aún en el Real Madrid

Pochettino no se ve aún en el Real Madrid




El argentino pasó con matrícula de honor su 'examen' ante los blancos en la Liga de Campeones, por lo que Florentino Pérez constató de primera mano que es un técnico que tiene todo y que está más que preparado para dirigir algún día al Real Madrid. Sin embargo, la única realidad palpable a día de hoy es que Zidane tiene su cargo más que seguro en Concha Espina, al igual que le ocurre a Pochettino en Wembley. Por eso este último prefiere no valorar aún la posibilidad de dirigir algún día al club más importante del planeta.

"Hoy por hoy el Tottenham está al cien por cien en mi cabeza. Hoy no cambio este club por otro equipo del mundo porque estoy involucrado y concentrado. Este club se merece tener personas que solo piensen en la institución, los fans, los jugadores y las estructuras que nos brindan una vida increíble" ha comentado el técnico en su última comparecencia ante la prensa.

De esta forma, Pochettino aludió directamente a su candidatura para el banquillo de los grandes clubes de Europa. "Por mi parte no puedo adivinar qué pasará en el Real Madrid o en el Barcelona. No les voy a mentir, no pienso en el mañana ni en la próxima temporada porque no depende de mí, sino de las circunstancias. Hay que ser respetuoso, cauteloso e inteligente. Para mí el equipo más importante del mundo es el Tottenham. Y el mejor club" ha añadido.

Y esto es así porque, según ha desvelado el ex del Espanyol, cuenta con la confianza plena de los 'jefes' del club. "Antes de fichar todos me decían lo difícil que es mantener una buena relación con el presidente, Daniel Levy. Pero después he descubierto a un gran hombre, así que siento que hay confianza mutua. Hablo todos los días con él y de verdad percibes cuánto le importa todo" ha finalizado Pochettino. De ahí que no tenga ninguna intención de cambiar de aires a corto plazo, por lo que su fichaje por el Real Madrid deberá esperar todavía.

En Inglaterra ya temen el adiós de Pochettino

Mauricio Pochettino ya no es una promesa de los banquillos, es una realidad. Con la misma paciencia que se labró una carrera como futbolista, ahora el míster está progresando a pasos agigantados como responsable del Tottenham, conjunto al que ha llevado a la Champions y con el que ha conseguido superar al mejor club del mundo.

La superioridad mostrada por el Tottenham en su doble duelo ante el Real Madrid ha sorprendido a todo el mundo. Pochettino ha guiado a que su equipo, actual subcampeón de la Premier League, someta al conjunto casi perfecto de Zinedine Zidane. Así que ahora le está tocando recoger todos los frutos de su magnífico trabajo, ya que le llueven los halagos y reconocimientos. En estos momentos pocos dudan de que es uno de los mejores entrenadores del momento y que en no mucho tiempo acabará cogiendo las riendas de un primer espada de este deporte.

De hecho, en Inglaterra ya temen que el propio Real Madrid eche pronto sus redes sobre el ex espanyolista. Hoy por hoy Zinedine Zidane es intocable en el club porque se lo ha ganado con juego y títulos. Ni siquiera el bache de estas dos últimas derrotas ante Girona y Tottenham va a cambiar esta sensación. Pero el francés no será eterno al frente del equipo y Pochettino realmente es la opción que más gusta a Florentino Pérez para dentro de unos años. Porque es amigo personal suyo y porque el propio entrenador ya ha dejado claro que nunca dirigiría al Barcelona por una cuestión de sentimientos.

Así que no es de extrañar que el rotativo 'Daily Mail' señale este viernes que el nombre del argentino está en la agenda merengue por si el próximo verano el equipo necesitase un cambio de aires. En el club llaman la atención su humildad, sus conocimientos tácticos, su juventud y el educado trato que tiene tanto con la prensa como con sus jugadores y rivales. Así que en el hipotético caso de que hubiera que buscarle reemplazo a 'Zizou' la solución sería evidente.