La primera reacción de Bale al saber que jugará en Copa

Tras 63 días en el dique seco, vuelve el galés quién ha señalado estar feliz y que el camino ha sido duro


Bale, Real Madrid

Bale, Real Madrid




Llevaba varios días entrenando con normalidad y cumpliendo los plazos que Zidane ya había establecido y por fin ha llegado su gran día. Gareth Bale vuelve a los terrenos de juego tras caer lesionado el pasado 26 de septiembre en Dortmund frente al Borussia.

Un total de once partidos es lo que Bale se ha perdido entre Liga, Champions y Copa del Rey hasta ahora. El propio Zidane ha confirmado que estará en la convocatoria y dependerá del transcurso del partido y el ritmo del jugador cuanto tiempo estará sobre el césped, aunque se espera que su aparición se produzca poco a poco. Quieren a Bale a tope para el tramo final de año y de cara a una temporada en la que el equipo le necesita, y más con la sombra de una posible salida en verano tras sus continuas lesiones. Tras superar un edema sin rotura fibrilar y cuando estaba a punto de volver, sufrió una rotura de fibras en el aductor de la pierna izquierda. Un golpe duro pero del que ha salido y antes de lo previsto con más fuerza que nunca.

Tras conocer las intenciones que Zidane tiene con él, Bale ha querido mostrar su felicidad y sus ganas de volver con un mensaje en sus perfiles en las redes sociales. En él se le puede ver a punto de golpear un balón y con un mensaje: "Estupendo volver a entrenar con los muchachos, ha sido un mes difícil pero trabajando duro para volver a salir". Bale está preparado para regresar y el Real Madrid y su afición esperan con gran expectación lo que el galés puede dar de sí, al igual que Zidane, quién podría volver a contar con la BBC al completo de cara al encuentro de San Mamés.


Zidane sabe como tratar al 'nuevo' Bale

Gareth Bale
no juega desde el pasado 26 de septiembre, cuando guió al Madrid a la victoria en el campo del Dortmund antes de caer lesionado. Cuando su vuelta a los terrenos de juego era cuestión de días, el galés volvió a recaer de su lesión.

El extremo galés quedó tocado física y sobre todo mentalmente, y por eso Zidane ha decidido que el regreso de Bale ha de ser paulatino, meditado, prudente. Lo más seguro es que Gareth no esté el sábado contra el Málaga, y el partido de Copa frente al Fuenlabrada en el Bernabéu del próximo martes podría ser una buena ocasión para que el galés tenga sus primeros minutos.


Zidane lo tiene claro: cautela y cero riesgos. Hasta que Bale no esté al 100 %, el francés no arriesgará. La temporada es larga, y el Real Madrid necesita la continuidad de Bale si quiere optar a todos los títulos. Zizou lo sabe, y no piensa arriesgar.