Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Cuánta más posesión, menos diversión....

  • El Madrid tiene la pelota más que nunca y pincha más que nunca en el Bernabéu
Luka Modric, Zinedine Zidane Luka Modric, Zinedine Zidane
Zidane le da instrucciones a Luka Modric
Miguel Ángel Díaz Miguel Ángel Díaz

¿Recuerdan cuándo la prensa intentaba convencer al madridismo que la posesión casi permanente del balón era la mejor manera de llegar al triunfo? Pues bien, los datos no engañan; el Madrid tiene más que nunca la pelota en su estadio y los resultados son casi peores que nunca. Posesión sí, vértigo también. El conjunto de Zinedine Zidane se ha acomodado en torno al esférico.

Y es que, los blancos tienen un porcentaje inédito en su estadio en la última década. Los merengues tienen el 62% de posesión de media por encuentro pero, sin embargo, acumulan hasta siete pinchazos en quince partidos oficiales. Cuatro de ellos han llegado en la Liga, dos se han producido en la Copa del Rey y, uno más, ha llegado en la Liga de Campeones.

La apuesta de Zinedine Zidane por el 4-4-2 dio el mejor de los resultados la temporada pasada; el Madrid tuvo la pelota más que nunca y, gracias a ello, logró un doblete Liga-Champions después de 59 años sin lograrlo. Pero el bajón físico, la falta de movilidad de sus centrocampistas y delanteros y el bajo momento de los laterales, ha convertido la posesión merengue en una auténtica rémora.

De hecho, cuándo más ha lucido el fútbol blanco esta campaña ha sido cuándo ha jugado de manera más directa, con dos bandas muy abiertas y contragolpeando a la espalda de la defensa rival. Así aniquiló al Barça en la Supercopa o al Sevilla en el campeonato de Liga ¿Debería Zidane dejar a un lado la posesión y recuperar el fútbol vertiginoso del Madrid que siempre ha enamorado al Bernabéu?

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información