El gran ejemplo que pone a Rubiales en ridículo

  • Niko Kovac ganó la Copa alemana frente al equipo que le había anunciado un mes antes
Julen Lopetegui en un partido Julen Lopetegui en un partido
Julen Lopetegui
DefensaCentral DC4 DefensaCentral DC4

El mejor ejemplo para ridiculizar a Rubiales y a todos los periodistas antimadridistas que han apoyado la decisión del presidente de la Federación ocurrió hace escasas fechas en Alemania. Niko Kovac ganó la final de la Copa de Alemania dirigiendo al Eintracht de Frankfurt contra el Bayern de Múnich. Curiosamente, los bávaros habían anunciado al croata como nuevo técnico para la próxima temporada.

En el país germano, nadie dudó de la profesionalidad de su entrenador, ni una sola persona o medio de comunicación se atrevió a poner en solfa la implicación que pudiera tener su entrenador en una final de Copa. Kovac se empleó al máximo y, para colmo, consiguió que su equipo se llevara la DFB-Pokal contra todo pronóstico.

Es más, el Bayern le recibió como un auténtico héroe y presumió de haber fichado a un entrenador que se implica al máximo, hasta el final, en sus proyectos. Rubiales ha decidido que Lopetegui no merecía ni la oportunidad de demostrar que es un profesional íntegro, cabal y que no estará de sus 'colores' durante la disputa del Mundial.

El argumento de los favorables a la destitución contenía frases tan lamentables, vacías y patéticas del estilo de: "Lopetegui se ha llevado a Vallejo a Rusia para conocerle mejor", "A ver cómo le dice Lopetegui a Ramos que pare a Cristiano Ronaldo" o "Lopetegui le va a hacer la vida imposible a Koke o Saúl porque el Madrid jugará la Supercopa de Europa contra el Atleti". No se puede ser más ridículo.