Los PROS y los CONTRAS de Bale como lateral en el Madrid

  • Si el jugador termina por no marcharse no se descarta que Zidane le haga jugar como '3' en el Madrid.
Zidane y Bale Zidane y Bale
Zidane y Bale

Parecía que el culebrón de Bale iba a traer cola durante todo el verano pero las últimas informaciones aseguran que su futuro podría continuar estando bajo las órdenes de Zidane, aunque no como hasta ahora. MARCA avanzó la posibilidad de cederle, noticia la cual desmintió posteriormente “El chiringuito” para asegurar que Bale quiere quedarse y que es posible que lo haga con lateral.

Desde DC analizamos cuáles serían los pros y las contras de mantener al galés en la plantilla y de su vuelta al lateral izquierdo, posición que ya ha desempeñado en su etapa en el Tottenham (El mensaje del entorno de Bale a la cúpula del Real Madrid)

PROS:

1. Adaptación. Después de 6 temporadas en el club Bale conoce lo que significa estar en un equipo de la grandeza del Madrid además de conocer de primera mano la forma de trabajar de “Zizou”. La contratación de otro lateral izquierdo supondría que este tendría que pasar un período de adaptación tras el cual puede que no encajara en la plantilla.

2. Veteranía y experiencia. El Real Madrid es un club grande y como tal, a lo largo de una temporada el equipo tendrá que afrontar tanto situaciones adversas como partidos contra rivales que te exigen tu mejor nivel. Es en esos partidos (una hipotética semifinal de la Champions contra el Bayern) en los que la calidad y la experiencia de imponen a lo demás, por lo que sería bueno para Zidane contar con Bale para ello.

3. La polivalencia. El hecho de que el galés permanezca en la plantilla no le reduciría sus apariciones al lateral izquierdo. Si bien el plan de Zidane sería mantenerle en la plantilla para jugar en dicha posición, esto no descartaría la posibilidad de adelantar su posición de vuelta al extremo según en que partidos.

CONTRAS:

1. El descontento de la afición. La comunión entre afición y jugador es prácticamente nula. Pitado y criticado por amplios sectores del madridismo, a Bale le costaría un mundo revertir su situación y meterse a la afición en el bolsillo. Sus últimos gestos no han sentado nada bien (su penalti no celebrado contra el Levante o su gesto a la grada contra el Athletic de Bilbao) y le va a costar ganarse su perdón.

2. Su salario. Gareth no es precisamente de los que menos cobra de la plantilla. Percibe 17 “kilos” netos por temporada y su alta ficha podría impedir la llegada de otro crack mundial por falta de presupuesto para costear su sueldo (Pogba, por ejemplo). Además, su venta podría ser usada para destinar lo que el galés cobra actualmente a renovar e incrementar el sueldo de otros jugadores (como Varane).

3. Su tendencia a atacar. Lejos quedan ya los años en los que se desenvolvía con lateral izquierdo en el Tottenham. 6 temporadas jugando como extremo en el Real Madrid le han podido pasar factura y es cuestionable si su rendimiento defensivo sería el óptimo para un lateral izquierdo.