" /> ?>

Una historia de amor entre Raúl y el Real Madrid 25 años después

  • Hoy se cumplen 25 años desde que el '7 blanco' debutó por primera vez con el Real Madrid en la Romareda
raul raul
Raúl en un partido de homenaje en el Bernabéu

Mucho ha llovido desde aquel 29 de octubre de 1994, cuando Raúl sentía por primera vez la responsabilidad que requería llevar pegado al corazón el escudo del Real Madrid. Hoy, 25 años después desde que pisara el césped de la Romareda, Raúl puede decir con mucho orgullo que ha sido pasado, presente y futuro del Real Madrid, club con el que a día de hoy sigue vinculado, siendo entrenador del Castilla y quién sabe si en unos años del primer equipo, lugar donde dio su vida y consiguió  3 Copas de Europa, 2 Intercontinentales, 1 Supercopa de Europa, 6 Ligas y 4 Supercopas de España.

Veinticinco años quizá no sean nada comparado con el tiempo que el madridismo quiere tener cerca a Raúl. Veinticinco años desde que un chaval de 17 años llegaba al conjunto blanco para demostrar lo que significa ser madridista: dejarse el alma hasta el final, no dar un balón por perdido, y no rendirse hasta que el árbitro pite el final. Hoy Raúl y el Real Madrid están de aniversario, y celebran que un día como hoy, Raúl González Blanco llegó al Madrid y al Santiago Bernabéu para quedarse. El ex capitán ha querido repasar estos años para la web oficial del Real Madrid, y ha confesado estar muy feliz del momento por el que atraviesa. 

¿Qué recuerda del 29 de octubre de 1994? “Fue un momento único, el que recuerdo con más cariño porque sin ese día luego no podría haber tenido esa carrera que soñaba y que duró muchísimos años. Todos esos sueños que tenía de ser futbolista se hicieron realidad ese día. El sueño que tenía desde muy pequeño de poder ser profesional se hizo realidad poniéndome esa camiseta ese 29 de octubre en Zaragoza. Cuando veo esa camiseta recuerdo muchas cosas que viví de muy pequeño”.

La Romareda: “Zaragoza… Fíjate cómo son las cosas, allí jugué mi primer y mi último partido. En el primero tuve muchas ocasiones y no marqué ningún gol, y en mi último partido con la camiseta del Real Madrid, lesionado en el tobillo en una jugada antes de que se hiciese el cambio, corrí hacia la portería, Cristiano me pasó el balón y pude marcar ese último gol y fue en ese escenario. Mi primer y mi último partido con la camiseta del Real Madrid fueron en Zaragoza. Tengo mucho cariño a esa ciudad y al estadio de La Romareda”.

El 7: “En mi primer año jugué con el 17, cuando se hicieron las camisetas con los nombres y los números de los jugadores. En la etapa de Capello, cuando llega en el año 96, ya tengo el 7 y era un poco de responsabilidad porque lo habían llevado símbolos del madridismo que están marcados en la memoria de los madridistas. Era siempre una responsabilidad, pero no solo el 7 sino llevar el escudo del Real Madrid en cada momento”.

Raúl, sinónimo de gol: “Por suerte hay muchos goles, pero siempre recuerdo el primero, igual que recuerdo la camiseta del 29 de octubre, del debut en Zaragoza. Mi ilusión era poder jugar en el Bernabéu y conseguir ese primer gol, que encima fue contra el Atlético de Madrid en un derbi. Fue algo maravilloso e increíble, a pase de Laudrup. Lo puedo recordar una y otra vez, es como si lo estuviese viendo ahora mismo. Y luego, el gol de la Intercontinental, o los de las finales de Champions. Seguro que muchos que de una forma u otra pudieron ayudar al equipo a conseguir tres puntos, a intentar ganar una Liga o estar más cerca de una Champions". 

El '7 blanco' finaliza con un tono melancólico, donde asegura que le debe completamente todo al Real Madrid, ese club que hizo realidad su sueño: He intentado ayudar siempre a mis compañeros, a los entrenadores, al club, hacer felices a los aficionados en cada partido que veían del Real Madrid y eso para mí es lo más importante. Yo he crecido en esta casa, llegué con 15 años y, aparte de lo profesional, en lo personal el Real Madrid me lo ha dado todo. A mi familia, a mis padres, luego creé una familia y mis hijos viven cada partido del Madrid con pasión. Es un sentimiento recíproco el que sentimos tanto el club con Raúl, como Raúl con el club”.