El repulsivo plan con el que los CDR pretendían sabotear El Clásico

  • Los independentistas catalanes pretendían acorralar el autobús del Real Madrid y provocar apagones de luz en el estadio.
Clásico Clásico
Clásico

La tiranía y el despotismo de los CDR no conoce límites. Se hacen llamar (Comités de Defensa de la República), pero realmente se podrían emplear una serie de definiciones mucho más acertadas a la 'secta' que representan. El Mundo ha desvelado hoy cómo pretendían sabotear estos 'energúmenos' uno de los partidos más esperados del año. El Clásico, que no se llegó a disputar el 26 de octubre porque existía un alto riesgo debido a causas excepcionales, iba a ser el escaparate dónde pretendían publicitarse los CDR. Estudiaron acorralar el autobús del Real Madrid y provocar apagones de luz en el Camp Nou que trajeran como consecuencia un caos generalizado en el estadio y en las realizaciones televisivas. 

Nunca se debe mezclar política y deporte. Es una máxima que siguen la mayoría de clubes de España y del mundo. Sin embargo, los valores del FC Barcelona siempre han ido más allá. Es cierto que son 'más que un club'. Hace mucho tiempo que el conjunto azulgrana se 'desmarcó' de los estrictamente deportivo para mostrar claramente una posición ideológica poco relacionada con el constitucionalismo. Las declaraciones y comunicados que se vienen realizado desde el Camp Nou estos años han dado pie a que grupos sectarios e independentistas como los CDR campen a sus achas en el feudo blaugrana. Tristemente se han podido ver mensajes, tifos y cánticos secesionistas en los últimos años en un estadio que ya no solo ofrece fútbol. (El horario que quieren ponerle al Clásico del 18 de diciembre).

Tal y como asegura este sábado El Mundo, los CDR pretendían utilizar de altavoz propagandístico El Clásico y más concretamente el Camp Nou. El objetivo era mostrar al resto del mundo la situación que atraviesa Cataluña. Lo primero que tenían en mente era acorralar el autobús del Real Madrid impediendo que entrase al estadio culé. Retrasar la hora del partido, provocar revueltas en las calles y desconcentrar a los jugadores. Acto seguido, si el autobús conseguía avanzar, el foco ya estaba sobre el césped. 'Su victoria' llegaría si lograban provocar apagones de luz en el estadio que impidiesen el juego y sobre todo sabotear las realizaciones televisivas. 

Nadie podría ver en sus casas lo que sucedía en el Camp Nou. Ya no solo los españoles, sino los cientos de millones de personas que siguen 'El Clásico' alrededor del planeta. Un espectáculo lamentable y que estudiarían llevar a cabo el próximo 18 de diciembre. Nos privan de disfrutar de uno de los partidos más esperados del año y son ellos los que 'se las dan de liberales'. Parece que todo esto tiene más bien un tinte autoritario y dictatorial que, sino acatas, sufrirás las consecuencias. Y, en parte, gracias al FC Barcelona que nunca ha cortado las 'alas' de estos violentos.