La culerada hace campaña para acosar al árbitro del Clásico con lo de Piqué

  • El club y su propaganda mediática están machacando con la acción de Piqué y en el Madrid creen que el único objetivo es presionar para el Clásico.
Campaña Culé  Campaña Culé
Acción de Piqué y Axel Torres
Rubén Gómez Rubén Gómez

En el Real Madrid están muy contentos con el pinchazo del Barcelona. En el Bernabéu creen que esos dos puntos perdidos por los culés, además de lo que pueden suponer a nivel clasificatorio, son un aliciente más para el Clásico que se jugará el próximo miércoles.

Eso sí, el hecho de que desde que terminó el partido de San Sebastián solo se esté hablando de un posible penalti a Piqué no señalado huele a chamusquina en el Real Madrid. Y es que según ha podido saber Defensa Central, en el club blanco creen que el Barcelona y toda su prensa (mayoritaria por el antimadridismo reinante en la misma) van a victimizar a los culés de tal forma que puede ser el propio Madrid el que pague los platos rotos de la campaña arbitral que ya se ha empezado a montar.

En Chamartín están escandalizados al escuchar al entrenador del Barcelona, Valverde, decir cosas como que “yo creo que el árbitro lo ha visto y no lo ha querido pitar". Evidentemente, y tras perder dos puntos, al Barcelona le interesa mucho más que se hable del árbitro, de que les han atracado antes de que el Madrid se les puede ir a cinco puntos si gana sus dos próximos encuentros. La campañita culé ya apesta y solo estábamos a sábado. La que se avecina, a nivel mediático, es gorda. Y siempre con un objetivo, que tenga repercusión de cara a la visita del Real Madrid el próximo miércoles. De hecho, según la SER, Bartomeu ha enviado una carta a Rubiales para "quejarse del VAR" porque "no entiende que no haya entrado en la acción de Piqué". Lo dicho, van con todo y no se esconden. Asqueroso es poco. 

Otro ejemplo de la locura mediática culé al no pitar penalti la vimos en la bochornosa narración de Axel Torres. Este sujeto, que va de persona neutral y nada forofa, gritó como un poseso “penalti, penalti” en esa jugada de Piqué. Parece que le iba la vida en ello. Una actuación bochornosa por parte de una persona que debe ser imparcial, que de hecho presume de ello cuando comenta, pero que a la mínima que a su equipo no le tratan arbitralmente como él quiere, no solo saca la bufanda culé, sino que se comporta como un auténtico forofo en la barra de un bar. Un comportamiento lamentable.

Lo de Valverde, Bartomeu y Axel Torres no son más que tres de los primeros ejemplos de lo que nos va a tocar sufrir de aquí al miércoles. Los culés y su aparato mediático ya han empezado su campaña arbitral. Con los dos puntos perdidos en San Sebastián ya irrecuperables, el objetivo no es otro que comenzar la presión máxima contra el arbitraje del próximo miércoles ante el Real Madrid. La encerrona que le van a preparar a los de Zidane va a ser de órdago entre los independentistas radicales, el árbitro y la propaganda mediática, ¡nos van a quitar hasta los calzoncillos en el Camp Nou!