Fekir, un jugador que siempre gustó a Zidane, fue un incordio para la defensa blanca

  • El francés realizó un gran partido, aunque no pudo evitar la derrota de su equipo
fekir fekir
Nabil Fekir
Defensa Central Defensa Central

El Betis cayó ante el Real Madrid pero el partido de Fekir es más que aceptable. El franco argelino se movió mucho e incomodó bastante a la zaga madridista. 

Nabil Fekir eso uno de esos jugadores que gustan tanto a Zidane. En Defensa Central llevamos tiempo informando que el Madrid está tras sus pasos y es que la calidad que atesora Fekir es extraordinaria.

El franco argelino es el líder juntamente a Canales en el centro del campo y el responsable de hacer llegar balones al nueve y en el caso del partido de hoy, el objetivo era servir balones a Sanabria.

El francés empezó activo el partido, encontrando en el minuto cuatro la primera ocasión de partido. El Madrid empezó a dominar y el francés se diluyó. Escasa participación de Fekir durante los primeros veinte minutos de partido, pero en una eléctrica incursión de Canales en el minuto veinte y uno, el francés tuvo la segunda ocasión para su equipo. Disparo cruzado desde la frontal del área que rozó el palo de la portería defendida por Courtois. Fue en ese momento cuando el Betis despertó y el dominio previo del Madrid se difuminó. Canales aparecía y Fekir se beneficiaba.
El Betis se rehízo y los ‘jugones’ del Betis empezaron a aparecer. Después del gol de Mandi, el Betis creció y Fekir decidió. Recibe el balón en la frontal del área, se la pone a Carvalho y este fusila a Courtois. El Madrid se desesperaba y el Betis crecía con Canales y Fekir al mando.

Si el Madrid fue de más a menos, el francés al revés. El Madrid empezó dominando pero el Betis remontó a base de incursiones por parte de Canales y Fekir y consiguieron darle la vuelta al partido.

El Madrid empató el partido, pero el Betis no se achantó. Sin embargo la participación de Fekir en la segunda parte fue casi nula. Al francés se le vio altamente desgastado y Pellegrini decidió cambiarlo en el minuto setenta y tres.