Exclusiva DC: la ‘rajada’ que el cuerpo le pide a Zidane hacer pero que no hará sobre Odegaard

  • Zidane tiene ganas de soltar una buena crítica a Noruega; jugó un total de 259 minutos y terminó por romperse.
Zidane y Odegaard Zidane y Odegaard
Zidane y Odegaard
Manuel Calero Manuel Calero

Zinedine Zidane está bastante molesto por cómo ha ‘explotado’ Noruega a Odegaard, entendiendo que especialmente en el segundo partido pudo haber descansado mucho más. Sin embargo, aunque de puertas para dentro tiene un enfado brutal, de cara al exterior, cuando seguramente se le pregunte tras el partido ante el Cádiz, no habrá rajada del entrenador. Usará su tono pausado habitual, pero sin generar polémica que ‘intoxique’ el ambiente.

Zinedine Zidane puso de titular a Odegaard, dos partidos consecutivos, y tras eso lo fue dosificando. Forma parte del plan de recuperación del noruego. No hay que correr. Por ello, Zizou está muy cabreado. Ayer te avanzábamos en Defensa Central, antes de que saltase el parte médico, que el marsellés tenía un informe como motivo para darle descanso. Quedarse fuera de la convocatoria lo dinamitó por sus molestias en sóleo.

Lo cierto es que, si con el Real Madrid sigue un plan, al dedillo, con Noruega se lo pasan por el forro. A juzgar por lo que lo utilizaron para sacar tal afirmación. Tenía 3 partidos con su selección, de evidente interés el primero para estar en la Eurocopa, y en los 3 fue titularísimo. (Exclusiva DC: los dos motivos por los que Odegaard se queda fuera de la lista contra el Cádiz)

Jugó 259 minutos en total. 111 minutos, con prórroga incluida, ante Serbia. El desgaste ahí fue máximo, pero para más inri, lejos de descansar en los siguientes, jugó 78 y 70 minutos, respectivamente, en encuentros de la Nations League que terminaron con goleada abultada y un partido cómodo. Tanto tensar la cuerda… al final de rompió.

El cuerpo le pide a Zinedine Zidane destacar eso en la rueda de prensa, si le preguntan por su lesión, y darle un toque de atención a Noruega, pero probablemente no lo hará y mantendrá la compostura. Ayer no supo el grado de su lesión en el sóleo (lo que marcará para saber si está o no disponible para el Clásico) y no pudo responder sobre ello en Valdebebas durante la rueda de prensa telemática. Su enfado es evidente y se carga de razones.