Lo único 'bueno' que sacó el Madrid del partido del Cádiz pensando en el Clásico

  • Zidane recordó a sus futbolistas que era importante que ninguno acabase expulsado ya que el Clásico se celebra en la próxima jornada.
Real Madrid Real Madrid
Real Madrid - Cádiz.
Defensa Central Defensa Central

El Real Madrid no hizo los deberes en casa ante un Cádiz valiente (0-1). Pagaron demasiado caro el desgaste físico del parón de selecciones y la imagen ofrecida fue bochornosa. Lo único positivo que saca Zidane, si es que hay algo, es que ningún futbolista acabó expulsado y podrá contar con todos en el Clásico. Todo esto a la espera de que Ramos sea examinado por los servicios médicos del club, ya que tuvo que ser sustituido por un golpe con Lozano.

Ahora sólo queda pensar en el partido del miércoles en Champions (Shakhtar) y el del domingo en LaLiga (FC Barcelona). Las únicas bajas seguras que tendrá Zidane, ya que no hubo expulsiones contra el Cádiz, son las de Dani Carvajal y Eden Hazard. El belga todavía no está recuperado y no tiene pinta de que vaya a arriesgar acortando plazos de su recuperación. Sí se espera que regrese Odriozola. 

El partido no fue demasiado bronco. Lo agradeció el colegiado, Jaime Latre, que sólo amonestó a Sergio Ramos y Eder Militao. Teniendo en cuenta que se enfrentaban el campeón y un recién ascendido, lo más normal es que no hubiera demasiados problemas, pero no fue así. 

Como era de esperar, Zidane apostó por las rotaciones pensando en el exigente calendario que se avecina. Volvieron al once jugadores como Isco, Marcelo o Lucas Vázquez. Sin embargo, ninguno de ellos mostró su mejor versión. Estuvieron muy lejos del nivel que exige la camiseta del Real Madrid.  

Ésta es la primera derrota del Real Madrid en el estadio Alfredo Di Stéfano. Se había convertido en un auténtico fortín para los de Zidane, pero lo asaltó un equipo recién ascendido que supo jugar muy bien sus cartas. De hecho, al margen de que no fue un buen encuentro de los blancos, el Cádiz sí jugó durante los noventa minutos lo que habían estado ensayando durante estas dos semanas de parón.

Como dijo Zidane en rueda de prensa, "no hay excusas" para justificar esta derrota. El equipo estuvo sin ritmo, seguramente fruto del desgaste físico, y lo pagaron muy caro. Tendrán oportunidades de sobra para enmendar el error, aunque deben cambiar muchas cosas.