2021-05-02 18:38:00

La dura vida de Blanco, nuevo crack de Zidane: su familia era pobre y su padre vende legumbres

  • La familia de Antonio Blanco ha confesado en una entrevista las complicaciones económicas que han vivido a lo largo de sus vidas
blanco blanco
Antonio Blanco
DefensaCentral DC DefensaCentral DC


El canterano del Real Madrid, Antonio Blanco, ya tiene una plaza para el primer equipo de cara a la próxima temporada. Con las oportunidades que le ha dado Zidane en los últimos partidos se ha ganado su confianza. Será el sustituto de Casemiro para el año que viene, todo un éxito.


El diario ABC se ha encargado de charlar con la familia de Antonio Blanco para hablar sobre sus respectivas vidas, teniendo en cuenta el éxito del futbolista cordobés.

Su padre, Alfonso, ha confesado: “Cariñoso, agradable, humilde y entregado a los suyos; se lo digo porque es así y no porque sea mi hijo. Antonio está en etapa de aprender, sabemos que le queda mucho y que esto es un pasito más, pero debutar con el Madrid no es para nada fácil y eso es algo que él sabe”.

Este continuó explicando: “Venimos de una familia humilde y pobre, y todo lo que ha conseguido ha sido por trabajo y él sabe que nunca puede levantar los pies de la tierra”.

También habló su hermano mayor, Juan, quien tiene seis años más que Antonio: “Ver a mi hermano jugar con el Madrid en Primera División es todo un orgullo; es algo que se ha ganado con mucho trabajo, mucha constancia y mucho esfuerzo. Hablo todas las noches con él, me comenta sus sensaciones y le veo feliz porque el míster está empezando a contar con él y disfrutando de minutos en Primera”.

A esto se unió Salva Ruz, presidente del CD Montalbeño: “Es una satisfacción muy grande, no hay palabras para describirlo porque no ha cambiado su forma de ser, es la misma persona; el niño que debutó el otro día con el Madrid es el mismo que jugaba aquí de benjamín”.

Su mejor decisión

Su descubridor, Manolín Cuesta, también quiso dedicarle unas palabras: “Ha sido inteligente porque estuvo firmado por el Villarreal casi pero escuchó, supo esperar un año más y luego marcharse al Real Madrid”.

El hijo de Manolín Cuesta, Isaac, fue su entrenador durante dos temporadas: “Jugábamos una final de Copa contra el Córdoba y recuerdo ir al descanso ganando bastante abultado, estábamos todos contentos y él llegó al vestuario ganando porque decía que había fallado dos pases y eso era algo que no se podía permitir porque iban a meternos gol y se metían en el partido; tenía una ambición por encima del resto y eso lo ha sabido convertir a positivo”.