2021-09-14 15:30:00

Vinicius no repetirá su celebración en la grada… pero no se siente culpable

  • Vinicius Júnior le confesó a sus compañeros de vestuario que celebró su gol con los aficionados por la pasión del momento.
Vinicius Jr Vinicius Jr
Vinicius Jr
Manuel Calero Manuel Calero


Vinicius Júnior fue la gran estrella del Real Madrid-Celta y del retorno al Santiago Bernabéu tras 560 días. Sus haters, escondidos en una cueva muy profunda, apenas articulan palabra tras ver al brasileño metiendo 4 goles en los 4 partidos disputados. El último, de forma especial, vino marcado por ver al jugador saltando el perímetro de seguridad y abalanzándose a los aficionados.


Vinicius Júnior vivió un momento muy emocionante, y en una entrevista concedida a Tomás Roncero, dejó claro que se vio superado por la emoción del momento tras marcar su primer gol en el nuevo Bernabéu, bajo las cerchas, este domingo.

"En Valdebebas era muy difícil para nosotros. Sobre todo para mí, que me gusta jugar con la afición, acostumbrado a la pasión con la que se vive el fútbol en Brasil. Notar el aliento de la gente cuando estás ahí abajo es algo único. Por eso creemos que con la vuelta del público será más fácil luchar por ganar el mayor número de títulos", comentó en la citada entrevista.

Unas palabras que ha trasladado a sus compañeros de vestuario, tras el revuelo que se ha montado con esa fotografía en la que se tiraba encima de los aficionados para celebrar su gol. Muchos salieron de su particular 'cueva' para criticarle y pedir una sanción dura para el futbolista brasileño... olvidándose, por completo, de ese comportamiento del Atlético, en plena ola de coronavirus, tras ganar la Liga en Valladolid.

Vinicius no está arrepentido, pero sí que es consciente que no lo hizo del todo bien y no piensa volver a repetirlo, en estas condiciones, pese a que lo considera como un arrebato de pasión que estaba deseando.

Vinicius echaba de menos al madridismo

El carioca echaba mucho de menos estar con los aficionados y demostrarles su madridismo. Embriagado por la euforia, Vini se dejó llevar y terminó abrazando al primer seguidor aleatorio con el que se cruzó.

La imagen ya formará parte de la historia del Real Madrid y del Bernabéu. En su vuelta a casa, tras unos durísimos 560 días de trabajo, Vinicius Jr dejó su sello y retomó todo lo que dejó con el 2-0 al Barça.