2021-09-14 16:33:00

Zidane y Ancelotti, noche y día con los brasileños: a Zizou le gustaba más Rodrygo, a Carlo, Vinicius

  • Ancelotti apuesta por Vinicius Jr y Zinedine Zidane hizo lo propio con Rodrygo.
Vinicius y Rodrygo con Zidane y Ancelotti Vinicius y Rodrygo con Zidane y Ancelotti
Ancelotti y Zidane con Rodrygo y Vini
Manuel Calero Manuel Calero


El Real Madrid de Carlo Ancelotti va colíder, muestra buen juego, y tiene un diamante en bruto que está cada vez más pulido: Vinicius Jr. El carioca empezó siendo suplente y terminó desbancando a Hazard y moviéndolo a la derecha. Zinedine Zidane nunca le dio esa regularidad y sí que se la daba, por momentos, a Rodrygo Goes.


Carletto apostó por Vinicius Jr como revulsivo, al igual que Rodrygo Goes, y el de Río de Janeiro apenas necesitó media ocasión para ver portería y colarse en la lucha por la titularidad.

El técnico italiano especulaba con la posibilidad de que Vini Jr fuese titular ante el Real Betis, tras su exhibición contra el Levante, y Vinicius lo fue tanto en el Villamarín... como en la vuelta al Bernabéu.

Vinicius tiene toda la confianza del entrenador y eso contrasta, claramente, con el papel que le daba Zinedine Zidane. Para el marsellés, Vini Jr siempre fue un suplente de garantías para Hazard. Lo puso en una buena cantidad de minutos, pero solo por el hecho de que el crack belga estaba lesionado. 

Por momentos, también, Rodrygo Goes lo adelantó por la derecha. Ahora está ocurriendo justo lo contrario. Con Zizou tenía confianza Rodrygo para pelear por un hueco en el '11'... y con Carlo la tiene Vinicius Jr.

Cambio de papel

Rodrygo fue titular en la crucial salida que afrontó el Real Madrid en la Champions League, contra el Galatasaray, e incluso también se coló con protagonismo ante el Inter en la pasada fase de grupos. Ahora juega, pero lo hace desde la parcela de revulsivo y con un papel muy distinto.

Las tornas de los brasileños han cambiado, de forma radical, y ahora es Vinicius Jr el que aparece en el foco y el que quiere quedarse instalado, de forma definitivo, para liderar el futuro de la entidad.