El fichaje de Rudiger puede provocar un cambio de puesto de Alaba que aún no ha usado Ancelotti

La llegada del teutón abre un importante abanico de posibilidades tácticas para Carletto


Ancelotti, Alaba y Rudiger

Ancelotti, Alaba y Rudiger




Antonio Rudiger apunta a generar cambios de peso en el Real Madrid desde el primer día, pero no es solo la solidez, físico o el temperamento del teutón lo que más podría utilizar Carlo Ancelotti a su favor durante los próximos meses. El alemán apunta a una titularidad indiscutida que dará a David Alaba la posibilidad de estrenarse en varias ‘posiciones’ como blanco.

Lo del germano es un golpe en toda regla al mercado. No solo por la nula de cantidad de euros invertidos en su traspaso o por el aguerrido defensor que ganarán los nuestros por las próximas temporadas, sino a su vez por las variantes tácticas que Rudiger dará al Madrid con su arribo a una defensa donde no sobran efectivos ahora mismo.

La figura de Alaba será la primera en verse ‘afectada’ por la presencia del zaguero, pero no solo podríamos ver cada vez más David como revulsivo de Ferland Mendy en banda izquierda, sino que Carlo Ancelotti tendrá la posibilidad de estrenar al austriaco en una función que de momento no ha podido ocupar en el conjunto blanco.

¿Destinado al mediocampo?

Los tiempos de Alaba por Múnich, e incluso en la selección de Austria, han estado caracterizados por las diferentes posiciones que el número ‘4’ ha ocupado a la largo de su carrera. Y es que David es un auténtico experto no solo en el lado izquierdo de la zaga, sino que con su país se le ha visto en muchas ocasiones en medio de una medular donde gracias a su salida de balón y control de los tiempos, podría servirle a Ancelotti de cara al futuro.

En un Real Madrid donde será cada vez más importante dosificar los minutos de jugadores como Luka Modric, Toni Kroos o Casemiro, el fichaje de Antonio Rudiger permitiría a Carletto no solo colocar cada vez a David Alaba en la banda, sino en una posición de mediocentro donde el fútbol del conjunto blanco pase sus piernas. La llegada del káiser abre el abanico táctico de Ancelotti.




DEJA TU COMENTARIO