Ancelotti tiene trabajo con Tchouaméni: ha detectado su mayor punto débil

Durante la pretemporada estará muy atento a él


Ancelotti y Tchouaméni

Ancelotti y Tchouaméni




Su temporada en el Mónaco ha sido espectacular, y su rendimiento con la selección francesa, donde ha cogido galones y ha hecho olvidar a Pogba, hablan muy bien de su calidad y su rendimiento. Normal que clubes como PSG, Chelsea o Liverpool estuvieran detrás de él.

Pero los blancos se adelantaron a todos sus rivales, y lograron que se enfundase la elástica madridista. Desde entonces, los aficionados se han frotado las manos pensando en el centro del campo que puede formar Carletto.

Además de la CMK, el futuro está asegurado con Aurélien, Camavinga y Fede Valverde. Opciones con mucho presente y futuro, que a Ancelotti le permitirán incluso cambiar el sistema en función del tipo de partido que quiera plantear.

Sin embargo, el de Reggiolo quiere tener cautela, entre otras cosas porque él ya ha detectado cuál es el mayor punto débil del flamante nuevo fichaje del Real Madrid y junto a Davide y el resto de su equipo técnico, tratarán de trabajarlo durante esta pretemporada, ya que puede ser clave.

Y es que, viendo vídeos en el Mónaco y con la selección francesa, han detectado que Tchouaméni está acostumbrado a jugar en el doble pivote, siempre con otro mediocentro acompañándole, y en el Madrid tendría que acostumbrase a jugar muchos partidos como pivote defensivo en solitario.

Hay que tener en cuenta que le gusta sumarse al ataque, y suele tener de vez en cuando presencia en el área rival. Cuando tienes otro centrocampista para cubrirte las espaldas, no hay peligro. El problema está cuando eres tú el encargado de esas funciones. (Gran planificación del Madrid)

Aunque es cierto que según ha ido avanzando la carrera de Tchouaméni, cada vez ha ido retrasando más su posición, dejando de lado su vocación más ofensiva, para ser el referente defensivo en la medular, más o menos el camino inverso a Camavinga, que cada vez se suelta más en ataque.

Por lo tanto, Carletto sabe que eso lo tendrá que trabajar, y tiene toda la pretemporada por delante. Considera que ese es su principal punto débil y tendrá trabajo específico para que se acostumbre a los automatismos del Real Madrid.


Aunque como decimos, no sería extraño ver a los blancos jugar con un 4-4-2, con un doble pivote formado por Tchouaméni y Casemiro, y en ese caso sí que tendría total libertad para asomarse al área rival.




DEJA TU COMENTARIO