Rüdiger fue un muro para el Nápoles: ni por el centro ni por arriba consiguieron superarle

La seguridad el alemán es una de las grandes noticias de la temporada


Rüdiger

Rüdiger




La lesión de Militao a principios de temporada dejaba al Real Madrid sin su líder en la defensa. Una baja muy delicada por el nivel que había mostrado el brasileño en los últimos años.

Pero entonces emergió Rüdiger. El alemán no solo tenía la misión de ocupar su lugar sino también de hacer olvidar su baja. Y en un partido complicado como el del Nápoles lo ha vuelto a hacer.

En frente estaba un equipo peligroso, pero Antonio ha amargado a los atacantes. Kvaratskhelia apenas creó peligro por el costado derecho, muy bien defendido por Carvajal y por el germano.

La entrada de Osimhen en la segunda mitad hacía que los italianos sumaran peligro por arriba, pero Rüdiger se encargó de secarlo. No podían superarle ni por el centro ni por arriba.


Es un auténtico muro, la seguridad defensiva que aporta es increíble y Ancelotti lo sabe, quizás por eso sigue jugándolo todo, porque es un pilar fundamental para seguir sumando victorias.