Adiós al Real Madrid por 90 kilos: Guardiola paga su cláusula para llevarle al City

El entrenador del Manchester City sigue tirando la casa por la ventana en fichajes.


 Pep Guardiola

Pep Guardiola




El jefe de ojeadores del club merengue es vital en la búsqueda de potenciar la plantilla de Carlo Ancelotti, algo en lo que no cesa la entidad madridista.

Florentino Pérez y José Ángel Sánchez avanzan en la planificación de la 2024-2025, para la que es muy importante la labor de Juni Calafat, situación que conoce todo el madridismo.

Es fundamental que el Real Madrid esté trabajando mucho en esos aspectos, porque la situación del fútbol actual provoca que haya que encontrar a jóvenes promesas antes de que se vayan a clubes estado y se haga imposible ficharles. 

Por eso mismo, el Real Madrid ha estado utilizando esta técnica en los últimos años, y ha funcionado muy bien.


El brasileño es el responsable de algunos de los fichajes merengues más importantes de los últimos tiempos.

Jude Bellingham, Vinicius Jr., Eduardo Camavinga, Rodrygo Goes, Aurélien Tchouaméni, o Endrick, entre otros, llevan la firma del jefe de ojeadores del club blanco, lo que le ha convertido en indispensable para Florentino Pérez.

Sin embargo, hay momentos en el que el 'efecto Calafat' no es suficiente, pese a que, en la mayoría de los casos, la voluntad del jugador resulta fundamental, algo que ha sucedido con Ousmane Diomande.

El marfileño es uno de los jóvenes centrales que Juni Calafat está siguiendo para el Real Madrid, pero su cláusula de salida son considerados "muy altos" por parte del club blanco.

Sin embargo, esto no es así para el Manchester City, que con su dinero infinito sigue tirando la casa por la ventana, mientras la UEFA mira hacia otra parte.

Con una cláusula de rescisión de 80 millones de euros, el equipo ciudadano está en la 'pole' para fichar a Ousmane Diomande, quien tenía la ilusión de jugar en el estadio Santiago Bernabéu, algo que, en principio, no sucederá.

Florentino Pérez y José Ángel Sánchez se mantienen trabajando en planificar la plantilla del próximo año, que deberá dar un importante salto de calidad, pero por el que no cometerán ninguna locura que ponga en riesgo la estabilidad económica de la entidad.